Elecciones en el PaísVasco

Ibarretxe asegura que su plan es "el último eslabón" del Estatuto

"Todos somos vascos aunque hayamos nacido en el Sáhara", afirma

Los ex lehendakaris Carlos Garaikoetxea y José Antonio Ardanza acompañaron ayer en Vitoria a Juan José Ibarretxe en un acto en el que el candidato de PNV-EA reivindicó su plan y su defensa en el Congreso. A continuación lo defendió como "el último eslabón de la cadena que diseñasteis con el Estatuto de Gernika". Mientras Garaikoetxea se explayó en una ardiente defensa del proyecto soberanista, Ardanza no tomó la palabra.

Más información

Ibarretxe trató ayer de establecer un hilo de continuidad entre su proyecto de libre asociación y el Estatuto de Gernika aprobado bajo mandato de Garaikoetxea y desarrollado en su mayoría en tiempos de los gobiernos de coalición de Ardanza. Lo hizo en un acto electoral bajo el lema de 25 años de autogobierno.

El autogobierno del que disfruta Euskadi gracias al texto de 1979 "ha sido fundamental para presentar legítima, democrática y legalmente una nueva formulación de ese autogobierno para el siglo XXI", señaló Ibarretxe. El candidato del PNV-EA revindicó para el nacionalismo el mérito de haber realizado "una apuesta estratégica" acertada entonces, sin mencionar al resto de los partidos que apoyaron el Estatuto. Resaltó que Euskadi está ahora a las puertas de dar "otro nuevo paso en este hermoso sueño". "Y los sueños son la cosa más importante en esta vida", añadió, para reivindicar la necesidad de mantenerlos "para levantarse por las mañanas de la cama".

El ex lehendakari Ardanza prefirió no intervenir en el acto, según las fuentes consultadas, por su condición de presidente de la empresa de telecomunicaciones Euskaltel, pero Garaikoetxea se explayó en una denuncia del "fraude estatutario" y en una decidida defensa del proyecto actual de la coalición nacionalista: "El plan que lleva tu nombre", le dijo a Ibarretxe.

Garaikoetxea sostuvo que en 1979 se hizo "lo que había que hacer", pero también que hoy ya no es precisa aquella "alta dosis de pragmatismo". Hasta el punto de afirmar que, por él, repetiría el intento de Lizarra, "incluso aunque me engañaran otra vez".

Por la tarde, el lehendakari acudió a Llodio (Álava), el pueblo del que fue alcalde, para lanzar un discurso emotivo -entre el público estaban su padre y su madre- de reivindicación de la historia de Euskadi. Animó a los suyos a seguir adelante, "como aquí, cuando se cerró Aceros de Llodio, que llegó a tener 4.000 trabajadores, y teníamos un 30% de paro, o cuando la inundación destrozó todo. En el País Vasco ha habido guerras y represalias, pero ninguna ley ni dictadura nos ha quitado el verde de este pueblo. Éramos verdes en la Edad Media y los somos en el siglo XXI. Querer es poder. Contad a los cuatro vientos que estáis orgullosos de vuestra tierra", dijo mirando al vacío.

También reivindicó la inmigración. "Todos somos vascos con independencia de que hayamos nacido aquí, en Sevilla o en el Sáhara. Todos somos protagonistas de nuestro futuro. Lo importante no es de dónde venimos, sino adónde queremos ir todos juntos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de abril de 2005.

Lo más visto en...

Top 50