Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El anterior alcalde de Majadahonda niega que le presionaran desde el PP de Madrid

Ortega acusa al actual regidor, Narciso de Foxá, de las actuaciones de Pammasa

El ex alcalde de Majadahonda Guillermo Ortega declaró ayer ante la comisión de investigación municipal durante dos horas y media. En su intervención negó que hubieran existido injerencias por parte de Esperanza Aguirre y del PP de Madrid en las decisiones urbanísticas del municipio. También recalcó que en Majadahonda no existe ninguna trama urbanística. En cambio, cargó las tintas contra el actual regidor, Narciso de Foxá, al que responsabilizó de las actuaciones llevadas a cabo por Pammasa, empresa municipal del suelo, cuya gestión también investiga la comisión.

Ortega volvió ayer al Ayuntamiento de Majadahonda, después de dimitir de su cargo de alcalde el pasado 3 de febrero. Y lo ha hecho, según sus palabras, para aclarar "conceptos" ante el grupo municipal que investiga presuntas irregularidades urbanísticas en el municipio. "He venido a declarar de forma voluntaria y he manifestado a la comisión que no ha existido intromisión de Esperanza Aguirre ni del PP de Madrid. También he mantenido que no se puede hablar de trama urbanística en Majadahonda", explicó.

El ex regidor responsabilizó al PSOE de inventarse dicha trama: "Es una ofensiva de los socialistas que pretenden acallar otros tipos de movimientos dentro del partido". Al portavoz del grupo socialista, Ricardo Núñez, no le preocupan estas declaraciones, y prefiere esperar a que se pronuncie la fiscalía. El PSOE denunció ante el fiscal general del Estado que se habían producido presiones para que el concurso de venta de dos parcelas municipales -la RN-1 y la 2-D- se adjudicaran a una empresa determinada: Afar-4.

El nombre de Aguirre salió a relucir en unas grabaciones de una reunión privada mantenida entre De Foxá, Ortega y otros concejales del PP local el pasado 24 de enero. En la cinta, De Foxá mantenía que se iba a paralizar la venta de las dos parcelas municipales porque lo decía Aguirre. También se oía al anterior regidor quejarse de que sufría chantaje y acusaba de "mamoneo" a los servicios técnicos municipales.

Se refería a la modificación que hizo el arquitecto municipal del informe técnico que emitió para la adjudicación de las parcelas. El cambio supuso que variara la empresa que había recibido la mejor calificación global. Ortega dijo a este respecto en las cintas que: "No voy a aceptar que el arquitecto municipal cambie su informe para que la parcela se la lleve Afar 4".

El portavoz del PSOE relató ayer que Ortega había admitido en la comisión que, cuando el arquitecto municipal elaboró el primer informe para adjudicar las parcelas, conocía los informes de los otros técnicos. Cuestión que desmiente rotundamente el PP. Carmen Menéndez, concejal del PP y presidenta de la comisión, sostiene que los técnicos le han asegurado que en ningún momento conocían las valoraciones de los demás.

"Tono coloquial"

A la salida de la comisión, Ortega evitó referirse a las grabaciones difundidas por los medios de comunicación debido a que se tomaron sin que él tuviera conocimiento. Se excusó sobre su contenido diciendo que "en ellas se habla en tono coloquial, y quizá no sea el que se debe utilizar en una conversación más formal".

El portavoz del PSOE desveló que en la comisión Ortega reconoció que eran ciertas las palabras que se oyen en la grabación en las que dice que el constructor Rafael Ruiz Fuentes, le había hecho llegar el siguiente mensaje de parte de Romero de Tejada: "Date dos meses de baja, retira lo de las parcelas y te salvarás; seguirás de alcalde".

Para Núñez, la declaración de Ortega no aclaró gran cosa sobre las posibles presiones de agentes externos al Ayuntamiento en la venta de las parcelas. "Lo único que ha hecho es salvar los muebles al PP. Aunque ha negado que Aguirre le presionara de forma personal, ha reconocido que existían fuertes discrepancias internas en el PP local y que el nombre de Aguirre aparecía frecuentemente en las conversaciones para presionarle", afirma el edil socialista.

La portavoz del CDS, Mercedes Pedreira, cree que Ortega ha dejado muchas cosas en el aire: "Por ejemplo no se acordaba de quien había hecho los pliegos para el concurso de las parcelas, ni de qué cargo había ocupado él en Pammasa, si votó o no la venta de derechos, entre otras muchas cosas".

Dolores Dolz, concejal de IU, es de la misma opinión. "Ha aclarado muy poco, aunque su comparecencia me ha servido para hacerme una composición de lugar", afirma.

Los dos ediles que apoyaron a Ortega en la crisis municipal y que siguen de concejales aunque sin ninguna competencia, José Luis Peñas y Juan José Moreno, no comparecieron ayer ante el grupo investigador. Ambos pidieron a la comisión que les enviaran las preguntas por escrito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de abril de 2005