Los empresarios de grúas se dan de plazo hasta el verano para lograr subir las tarifas

Los empresarios vascos de asistencia en carretera han decidido prolongar hasta el verano el plazo para conseguir subidas en las tarifas por parte de las aseguradoras, antes de adoptar nuevas medidas de fuerza. Las más de cincuenta empresas del sector, que disponen de 350 grúas en funcionamiento en Euskadi, sólo han logrado hasta ahora incrementos de entre un 7% y un 15%, muy alejados del 50% de aumento que exigieron en la última huelga a finales de enero.

"Seguimos con las reuniones", ha señalado Joaquín Herrero, presidente de Abeac, la asociación vasca de empresas de asistencia en carretera que agrupa a medio centenar de patronos. Los dueños de los remolques mantuvieron durante un mes el boicot a una aseguradora, Ada, que no respondió a sus exigencias. La protesta consistió en cobrar el servicio directamente al usuario, de forma que éste tuviera que reclamar a su compañía el abono de la asistencia recibida.

Ahora los remolques de asistencia en carretera trabajan con normalidad en Euskadi, después del paro que protagonizaron entre el 21 y el 31 de enero. Ésta era la segunda huelga en seis meses, aunque tuvo incidencia notablemente que el paro protagonizado en agosto, que se prolongó por espacio de un mes y afectó de lleno a las operaciones de salida y regreso de las vacaciones. Entonces quedaron en las cunetas más de 400 vehículos y se creó una gran alarma social, que obligó al Gobierno central a intervenir como mediador en el conflicto.

Segundo paro

El paro de enero, que se extendió a toda España, se debio al incumplimiento por parte de las compañías de seguros de los compromisos de aumentar las tarifas acordados con los patronos de los remolques para desactivar la protesta de verano. Su incidencia fue considerablemente menor, ya que los automovilistas estaban advertidos por la experiencia del verano y las grúas de la Ertzaintza y de las policías municipales retiraron gran parte de vehículos a áreas de descanso y zonas periféricas, fuera de las carreteras.

Los dueños de los remolques achacan a las compañías aseguradoras que han hecho caso omiso del estudio técnico de costes elaborado por la Universidad de Alcalá y una consultora tras el verano, que certificó la necesidad de incrementar al menos en un 100% las tarifas actuales para cubrir el coste efectivo del servicio de asistencia en carretera.

Las grúas que trabajan en el País Vasco cobran actualmente por el remolque en áreas urbanas entre 22 y 24 euros cuando su coste, según el estudio técnico, supera los 60 euros. Los empresarios de remolques aseguran que este informe demuestra que "perdemos dinero sólo por salir a trabajar". "Es una situación insostenible y, si no cambia, muchas empresas tendrán que cerrar este mismo año", han afirmado los responsables de Abeac.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de abril de 2005.

Lo más visto en...

Top 50