Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La edificación de las torres de Uribitarte estará acabada a fines de junio

El proyecto estrella del Ayuntamiento de Bilbao, las torres del arquitecto japonés Arata Isozaki en Uribitarte, tendrá culminada la edificación de sus siete inmuebles a fines de junio. Las 317 viviendas previstas estarán concluidas en el verano de 2007, según aseguraron ayer sus promotores.

Los inmuebles, que se convertirán en el complejo de viviendas más elevado de Bilbao, con 83 metros de altura y 22 plantas, llevan ya más de dos años de obras. Los primeros doce meses se han dedicado exclusivamente a la cimentación, que se ha complicado por la proximidad de la ría del Nervión y la necesidad de conservar varias fachadas del antiguo edificio, el antiguo depósito franco de Bilbao.

La rehabilitación de este área, situada entre el Museo Guggenheim y el Ayuntamiento bilbaíno, se remonta a la década de los 80, cuando existió un proyecto para construir oficinas. Sin embargo, la fuga en 1991 del promotor causó una quiebra cifrada en 66 millones de euros -en su momento, la mayor crisis inmobiliaria de España-, que se resolvió con la recalificación urbanística para la construcción de viviendas. Los problemas continuaron luego con la oposición al proyecto de los vecinos, que lo trasladaron a los tribunales. Actualmente, queda pendiente una resolución del Tribunal Supremo "sobre una cuestión formal", afirmó el abogado de los promotores.

El complejo urbanístico, que incluye oficinas y áreas comerciales, no tiene aún cerrado el presupuesto, que en un principio se calculó en 96 millones de euros. Las viviendas absorben casi la mitad de los 80.000 metros cuadrados construidos, mientras que a aparcamientos se destinan otros 27.000 metros cuadrados, con casi 800 plazas de estacionamiento. Las dos torres estarán recubiertas de vidrio. Los promotores inmobiliarios afirmaron ayer que se han vendido ya casi la mitad de las viviendas, cuyo precio oscila entre los 317.000 euros de los apartamentos de 65 metros cuadrados hasta los más de 790.000 euros de los pisos de 156 metros.

Los promotores han vendido la planta 22 de una de las dos torres, con una superficie de 300 metros cuadrados, a un industrial por casi 1,5 millones de euros. Gran parte de los nuevos propietarios residen actualmente en el área metropolitana y muchos de ellos regresan de áreas como Getxo, donde tenían un chalet.

El nuevo complejo de Uribitarte servirá para prolongar la pasarela peatonal hasta una nueva plaza que se creará en la zona. Para ello se construirá un puente de madera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de abril de 2005