Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una asamblea de 400 trabajadores y gritos de "Lamela, dimisión"

A la entrada del hospital Severo Ochoa de Leganés, junto a los ascensores, unas hojas fotocopiadas piden a los usuarios que confíen en la sanidad pública. La crisis puede seguirse día a día en la galería acristalada que lleva del vestíbulo a la cafetería del centro, tapizada con recortes de prensa que recogen todo lo que se ha dicho sobre el centro en las últimas dos semanas. La plantilla del centro, 1.400 trabajadores, se ha puesto al frente de lo que consideran que es una campaña de desprestigio.

Los trabajadores, que han mantenido paros y concentraciones desde que, el pasado 22 de marzo, se hizo pública la investigación por supuestos casos de sedación indebida en el servicio de Urgencias, acusan al consejero de Sanidad de Madrid, Manuel Lamela, de ser el responsable de la crisis. Ayer, en la asamblea convocada a las 14.00, unos 400 profesionales reafirmaron su voluntad de seguir luchando.

La Consejería de Sanidad impidió con guardias de seguridad el acceso de los medios de comunicación (sólo fueron autorizadas las cámaras de televisión para tomar imágenes sin sonido). Pero desde fuera podían seguirse con alguna dificultad las intervenciones. Una de las más aplaudidas fue la propuesta de un trabajador del servicio de urgencias para declarar persona non grata a Lamela y a la presidenta regional, Esperanza Aguirre.

Los trabajadores dicen que se sienten abandonados por Sanidad. "Se nos ha acusado de todo y nadie ha salido en nuestra defensa. Ahora yo, desde aquí, quiero defender a todos mis compañeros por el gran trabajo que han realizado durante todos estos años", exclamó una enfermera de urgencias. La ovación de las más de 400 personas presentes en la sala, que se oía desde el vestíbulo del hospital, duró más de un minuto.

Restitución de Montes

Otra intervención largamente aplaudida fue la del jefe de la UCI, Frutos del Nogal: "Ningún médico quiere que se le muera su paciente, pero a alguno parece que quiere ver morir la trayectoria profesional de los médicos". Los secretarios regionales de CC OO y UGT, Javier López y José Ricardo Martínez, celebraron una rueda de prensa en el hospital por la mañana. En ella, además de reiterar la petición de dimisión de Lamela hecha en la víspera, exigieron la restitución en su puesto del ex coordinador de Urgencias.

Los dos pidieron a Lamela que rectifique después de que la Fiscalía de Madrid comunicara, el pasado jueves, que no ve indicios de delito en la actuación de los trabajadores. "Lamela debe pedir disculpas a los trabajadores y a la sociedad por el daño causado a la imagen de la sanidad pública por su actuación improcedente, irregular e inadecuada", declaró López. Mientras los líderes sindicales hacían estas declaraciones, cientos de trabajadores concentrados frente a la puerta principal del centro gritaban: "Lamela, dimisión" y "Lamela, rectifica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 2005