Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castro anuncia otra subida del peso cubano frente a las divisas

El presidente cubano, Fidel Castro, lo dijo el jueves bien claro: el peso cubano convertible (CUC) seguirá revalorizándose de forma "progresiva, gradual y prudente" en relación al dólar, el euro y el resto de las divisas extranjeras, las cuales, a su juicio, tienen "todavía" un poder adquisitivo "desmedido" en la isla. Castro despotricó contra las desigualdades y diferencias que la introducción del dólar, en 1993, provocó en la sociedad cubana, y señaló que las últimas medidas económicas y monetarias adoptadas por su Gobierno permitirán "ir corrigiendo" la desproporción que existe entre los que reciben divisas y los que no.

"Por el momento ha sido del 8%, ojalá fuera el 80 %", dijo Castro, en referencia a la medida adoptada la semana pasada, consistente en devaluar las divisas extranjeras en un 8% en relación al CUC, tasa que entrará en vigor el 9 de abril. El CUC nació con un valor igual al dólar en la década de los noventa. En noviembre, las autoridades sacaron la divisa estadounidense de circulación y le impusieron un 10% de penalización para las operaciones en efectivo.

Castro hizo cuentas y dijo que, aún con el 10% de penalización, el 8% de la revaluación del CUC, y la comisión bancaria de entre el 2 y el 3% que se empezará a cobrar a partir de ahora, "todavía el poder adquisitivo del dólar es inmenso".

Cubanos afectados

El líder comunista descartó que la revalorización del CUC vaya a afectar al ciudadano común, en todo caso, dijo, afectará a los "mercenarios" -término con el que la oficialidad cubana engloba a toda la disidencia-. Y esto, según Castro, no supone ningún problema: "Que EE UU gaste más dinero financiando a la contrarrevolución, que todavía le sale muy barata".

La devaluación de las divisas extranjeras en relación al CUC supone un duro golpe sobre todo para los cubanos que reciben remesas del exilio -cerca de un 50% de la población, según cálculos no oficiales-. A partir del 9 de abril, el poder adquisitivo de los que reciban dólares en efectivo se verá disminuido en un 20%, y el de los turistas que viajen a la isla con euros u otras divisas, en un 10%, al incluir la comisión bancaria. Pero ya lo dijo Castro: el que recibe divisas es un "privilegiado", y el propósito es disminuir las diferencias. Así que, esto es sólo el comienzo.

Castro hizo estas declaraciones durante un discurso en el que anunció el incremento de las pensiones en un 50% a partir del primero de mayo, medida que beneficiará a casi un millón y medio de personas. La pensión media era hasta ahora de 120 pesos mensuales y pasará a 179 (unos seis euros), la mínima se elevará a 150 pesos y la máxima a 300, mientras la asistencia social a núcleos familiares crecerá en 50 pesos. Hace dos semanas, el Gobierno reevaluó el peso cubano en un 7% en relación al CUC, en medio del proceso de centralización, cuando el Estado socialista vuelve a ser protagonista absoluto de las decisiones económicas y de la regulación del consumo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 2005