Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas propone duplicar los fondos en I+D para mejorar el crecimiento

La Comisión estima que se crearán 925.000 empleos y el PIB aumentará 1,6 puntos al año

Duplicar el gasto en el programa de investigación y desarrollo (I+D) que gestiona la Comisión Europea generará a largo plazo 925.000 nuevos empleos y un crecimiento económico medio que podría suponer hasta 1,66 puntos extras cada año en 2030. Así lo asegura el documento elaborado por el nuevo comisario de Investigación, Janez Potocnik, y cuyas proyecciones económicas podrían convencer a los 25 de la idoneidad de invertir mucho más en I+D como pieza clave de la mejora de la competitividad. La propuesta de Potocnik se refiere sólo al Programa Marco de la Comisión, que hoy supone el 3,7% del presupuesto total de la Unión Europea. Aunque el documento que maneja la Comisión no especifica aún cifras concretas, los expertos apuestan por adjudicar una media de 9.000 millones de euros anuales.

"Siete euros es la estimación media a largo plazo del retorno neto de cada euro invertido por los participantes en el Programa Marco de Investigación", asegura el documento que maneja Potocnik y que cuenta ya con la posición favorable de la Comisión Europea en su conjunto para aumentar significativamente el presupuesto de dicho programa. Es la pieza clave del crecimimiento económico y de mejora de la competitividad europea. Duplicar el gasto, dice también el documento, incrementaría las exportaciones en un extra de hasta el 0,64% en 2030 y reduciría las importaciones en un 0,3%.

Las proyecciones de crecimiento oscilan entre un mínimo de 0,45 puntos de crecimiento extra y 1,66. Eso quiere decir que si el crecimiento europeo se situara entonces al mismo nivel que ahora, un 2% anual, y se duplicara el presupuesto del Programa Marco, el crecimiento se dispararía hasta el 3,6% anual.

Investigadores

Respecto a la creación de puestos de trabajo que ello conllevaría, la dirección de Investigación de la Comisión considera que de los 925.000 empleos, 215.000 serían de investigadores.

La Comisión Europea presentará su propuesta definitiva el próximo 6 de abril y el Consejo de Ministros de Competitividad, el que tiene la última palabra (junto al Parlamento Europeo), abordará su primer debate sobre el asunto el 18 de abril.

El escollo principal de esta propuesta es la negativa de los seis países más ricos y contribuyentes netos de la Unión Europea a elevar su aportación a la Unión. Se trata de Reino Unido, Suecia, Holanda, Alemania, Francia y Austria, que han exigido que el presupuesto de la UE no sobrepase el 1% del producto interior bruto (PIB) europeo. "La propuesta no significa gastar más", explicó ayer Potocnik en un receso del Consejo de Competitividad celebrado en Bruselas, "sino reorientar el presupuesto para concentrarnos en la mejora de la competitividad".

Aunque el documento que maneja la Comisión no especifica todavía cifras concretas, los expertos apuestan por adjudicar al VII Programa Marco una media de 9.000 millones de euros anuales. Las ventajas que tal propuesta puede ofrecer a los países ricos es que estos fondos para cofinanciar proyectos de investigación no dependen de la riqueza del país o de la región beneficiada como ocurre con los fondos estructurales, que favorecen a las zonas más pobres de la Unión Europea.

Otra ventaja que ofrece la propuesta de Potocnik es el hecho de que la reforma del Pacto de Estabilidad que se aprobará este mismo mes contemple la posibilidad de que la Comisión "tenga en cuenta" factores relevantes, como las inversiones en investigación y desarrollo, antes de lanzar un procedimiento de infracción contra un Estado miembro por déficit excesivo. En este momento sufren problemas de déficit elevado Alemania, Francia y Holanda, entre otros.

Compromiso

La UE se comprometió en la Cumbre de Barcelona del año 2002 a elevar su gasto en investigación y desarrollo hasta alcanzar el 3% del producto interior bruto en el año 2010, lo que demuestra que todas las partes parecen estar de acuerdo en la necesidad de dar prioridad a este capítulo, que se considera crucial para dinamizar la economía y acortar la brecha existente con Estados Unidos y Japón.

El borrador del VII Programa Marco introduce, por lo demás, algunas novedades. Propone la creación del Consejo Europeo de Investigación, que evaluaría y gestionaría los fondos, y lanza las llamadas Iniciativas Tecnológicas, un sistema novedoso tendente a favorecer la participación de la industria privada en proyectos de investigación.

Además, las nuevas infraestructuras científicas de la Unión Europea podrían obtener hasta un 30% de su presupuesto de los fondos europeos para investigación, rompiendo el límite establecido ahora del 10%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de marzo de 2005