Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ARCO 2005

Arte político desde la emoción

La feria acoge este año algunos ejemplos de arte que reflejan los conflictos sociales actuales

Una fotografía de Hannah Collins de la entrada a la estación de cercanías de Atocha, Madrid, expuesta en las galerías Javier López / Sandra Gering, de Madrid y Nueva York, deslumbra por la soledad del color y las formas de la arquitectura de Rafael Moneo. Al entrar en detalle se observan en las paredes las huellas de manos blancas, único rastro que el espectador identifica con la tragedia del 11-M. Es una imagen sobre papel de grandes dimensiones que la artista ha hecho recientemente de una serie sobre lugares de Madrid que están llenos de emociones.

Pero pese a la intensidad del debate ideológico vivido el pasado año, en el interior de los pabellones siete y nueve de Arco el arte político y testimonial aparece en escasas piezas de una forma directa y en otras tienen tantas interpretaciones como artistas. Una pieza que llamó la atención desde el primer día de la feria fue la propuesta del colectivo El Perro, que ocupa un exterior de la galería Salvador Díaz, de Madrid. Las dos esculturas hiperrealistas reproducen a tamaño natural la imagen que conmocionó la información sobre la guerra de Irak con la soldado Lynndie England, que lleva como un perro a un detenido en la prisión de Abu Ghraib de Bagdad. La composición, que incluye una mampara de cristal y cinco camisetas con la palabra Democracia, formará parte de una exposición colectiva que sobre este tema prepara la galería.

La misma imagen utiliza el fotógrafo Joan Fontcuberta, en la galería Visor, de Valencia, para realizar una pieza de impresión digital sobre papel de algodón, que pertenece a una serie basada en conflictos o catástrofes recientes, que incorpora una pieza sobre el 11-M que se exhibirá en una exposición conmemorativa del atentado que se celebrará en Madrid en marzo. Para realizar estas composiciones utiliza las nuevas tecnologías con un programa freeware de fotomosaico conectado on line al buscador Google, para emplear una parte de miles de fotografías disponibles en Internet sobre estos sucesos.

La búsqueda por las galerías de propuestas de arte político tiene algunas sorpresas, como la presencia en la galería Punto, de Valencia, de una obra de Equipo Realidad de 1973 titulada Paisaje: las Brigadas Internacionales durante el asalto en el frente de Madrid de 1937.

Carmen Calvo presenta en la galería Altxerri, de San Sebastián, dibujos y collages de niños y mujeres que son la imagen de la violencia y el maltrato.

Otra referencia histórica de un histórico del arte povera es Jannis Kounellis, que presenta en la galería italiana Gentili una caja con cinco cuchillos presentados por el filo, que al mirar las dos caras de las hojas se fragmenta en cinco trozos de una imagen de Stalin. Otra imagen política, la de Sadam Hussein, aparece en la galería Art & Idea, de México, pinchada en la pared junto a pequeños corazones recortados en papel moneda de Irak, en una delicada composición de Máximo González, artista argentino afincado en México, que también presenta en la misma sala un conjunto de piezas titulado Subconjunto que reproduce la vestimenta y las armas del subcomandante Marcos realizadas con chile. "En México los medios se ocupan sólo del entretenimiento, y los temas fundamentales, como las reivindicaciones de los aborígenes o la lucha intelectual del subcomandante, no tienen repercusión mediática", indica González, que considera que sus colegas artistas "están ocupados en entrar en el circuito internacional, lo que requiere obras políticamente correctas, y eso explica la escasez de arte político".

Es algo que le extrañó a la directora del Museo de Arte Contemporáneo de Vigo (Marco), Carlota Álvarez Basso: "Esperaba que los artistas de las galerías mexicanas fueran más combativos y menos formalistas". Con todo, y pese a comentar que

"el gesto de hacer arte ya es un gesto político", observa que en los últimos años los temas políticos no aparecen en el arte actual. Un intento son los dos kilómetros y medio de lona que rodean el recinto ferial con la reproducción del proyecto Tijuana. La tercera nación, sobre el muro que separa México y EE UU, que muestran el testimonio de 40 artistas gráficos que expresan el "arte contra los muros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de febrero de 2005