La medicación de la OMS contra el sida sólo alcanza al 23% de los enfermos

La organización mantiene la meta de tratar a tres millones de personas antes de 2006

Cuando sólo le queda un año, el plan 3 por 5 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva cubierto el 23% de su objetivo: 700.000 personas de los países pobres reciben medicamentos contra el sida. La cifra supone un aumento del 60% frente a los 440.000 tratados de 2003, pero está todavía muy lejos de los tres millones previstos para finales de este año. En todas las regiones del mundo ha habido progresos, según la OMS, con un crecimiento del 100% en África subsahariana, donde la epidemia es más virulenta: se ha pasado de 150.000 a 310.000 medicados.

"Sigue habiendo grandes dificultades para lograr el acceso universal al tratamiento. En muchos países los progresos se han acelerado rápidamente, pero, para lograr el acceso universal, la comunidad internacional y los gobiernos nacionales deberán esforzarse mucho más, a fin de traducir los compromisos políticos y financieros en medidas reales en los países", señala el informe de la reciente reunión del Foro Económico Mundial en Davos (Suiza).

Aparte del aumento de los tratamientos en África, en Asia la cifra ha pasado de 50.000 a 100 000; en Latinoamérica y el Caribe hay 275.000 personas que lo reciben. En Botsuana y en más de 10 países de América Latina se está tratando al menos al 50% de la población que lo necesita. Los responsables mundiales de la lucha contra la enfermedad destacan que tras "años de sensibilización y programas de prevención contra el sida, se prevé que durante la primera mitad de 2005 en Uganda y Tailandia se administre tratamiento al menos al 50% de la población que lo necesita".

El mayor obstáculo para alcanzar el objetivo del plan 3 por 5 es la falta de dinero. El Fondo de la ONU ha recibido desde su creación en 2002 más de 3.300 millones de dólares (unos 2.600 millones de euros al cambio de principios del año pasado), pero calcula que necesita más del doble cada año. El primer donante es EE UU, con un tercio del total. Esta proporción es la máxima que el Congreso estadounidense permite. Se da la circunstancia de que el Gobierno de Bush está dispuesto a aumentar su participación, pero para eso hace falta que otros donantes lo hagan. EE UU mantiene un programa propio de 2.000 millones de dólares, que no está controlado por la ONU ni por ningún otro organismo, y que exige dedicar al menos un tercio de los fondos a fomentar la abstinencia sexual como forma de protección, lo que ha sido muy criticado por las ONG.

España es hoy el 13º país que más fondos ha aportado, pero la cantidad va en disminución desde 2003. Entonces se dieron 35 millones de dólares (33,5 millones de euros al cambio del 3 de enero de ese año). En 2004 fueron 15 millones de dólares (11,9 millones de euros). Para 2005 está previsto repetir la suma en dólares (15 millones), pero el cambio equivale a 11,1 millones de euros.

La ministra de Sanidad, Elena Salgado, se comprometió el jueves con el director de Onusida, Peter Piot, a liderar el esfuerzo en Iberoamérica.

Varios enfermos de sida son atendidos en un hospital de Vietnam.
Varios enfermos de sida son atendidos en un hospital de Vietnam.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS