Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un terremoto de 4,6 grados y más de 30 réplicas sacuden Murcia

El seísmo, que no provocó víctimas, se sintió en siete provincias más

Un terremoto de 4,6 grados de magnitud en la escala de Richter, con epicentro en las pedanías altas de Lorca y Bullas, sacudió ayer a las 8.41 estos dos municipios murcianos, sin que se registraran lesiones personales, aunque sí se produjeron daños en un número importante de viviendas. El seísmo fue también sentido en las provincias de Almería, Granada, Jaén, Albacete, Ciudad Real, Alicante y Valencia.

El movimiento telúrico pudo ser ampliamente observado y sentido en las localidades murcianas de Bullas, Lorca, Cehegín y Caravaca de la Cruz.

El Instituto Geográfico Nacional, que lo calificó de "levemente dañino", registró una réplica 10 minutos después de las nueve de la mañana de 3,4 grados Richter, que pudo ser sentida en la región. No ocurrió lo mismo con las 31 réplicas, de menor magnitud, que se registraron posteriormente.

El terremoto tuvo su epicentro en las pedanías altas de Lorca, concretamente La Paca (1.068 habitantes) y Zarcilla de Ramos (1.077 vecinos), donde se registraron daños materiales en varias edificaciones. En concreto, las principales consecuencias del temblor fueron grietas en los inmuebles, cristales de escaparates reventados, desplome de cornisas, estucado y techumbres, así como rotura de cañerías y caídas de vajillas y otros objetos.

Según la Policía Local de Lorca, hay al menos ocho casas precintadas por las grietas aparecidas, que fueron examinadas por los arquitectos municipales. El cuartel de la Guardia Civil de Zarcilla de Ramos, así como el centro de salud y el centro social de La Paca, fueron, junto a algunas casas particulares, los edificios con más daños por el terremoto, según confirmó el consejero de la Presidencia, Fernando de la Cierva, encargado de la coordinación de la acción de la comunidad autónoma ante el seísmo.

Un informe de la Guardia Civil señala que más de 200 viviendas de Zarcilla de Ramos y La Paca resultaron afectadas en distinto grado. Las más dañadas fueron 38 casas, 36 de ellas ubicadas en Zarcilla y dos en La Paca. Los vecinos de estas 38 viviendas no pudieron pernoctar en ellas.

Por este motivo, el Gobierno de Murcia habilitó dos albergues para acoger a los vecinos que tuvieron que dejar sus casas, aunque la mayoría de los afectados iban a pasar la noche en viviendas de amigos o familiares. También se instaló una carpa, proporcionada por el Ayuntamiento de Lorca, por si fuera necesaria su utilización, según informó el presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel.

Precisamente por el estado en el que se encontraban las viviendas afectadas, numerosos vecinos permanecieron durante toda la jornada en las calles. Tres psicólogos del equipo de intervención en desastres del Colegio Oficial de Psicólogos de Murcia se desplazaron a primeras horas de la mañana hasta la diputación lorquina de Zarcilla de Ramos para tranquilizar a la población. Allí atendieron casos de pánico y ansiedad, y algún ataque epiléptico. Según un vecino, su casa tenía "grietas de más de un dedo", su "tejado está todo desmontado", y recordó que cuando sintió el temblor "la casa iba de un lado para otro", informa Efe.

En la zona se estableció un dispositivo de Protección Civil que tuvo que cortar algunas calles de Zarcilla por el riesgo que suponía el desplome de tejas y cornisas. Hasta el pueblo también se desplazaron efectivos del Parque de Bomberos de Lorca y de la Guardia Civil.

La dueña de la farmacia del pueblo, Manuela Gómez Merlos, explicó que sintió el temblor mientras se vestía para ir al trabajo: "Ha sido un susto tremendo, una sensación de desorientación horrible", declaró. La boticaria, que pudo sentir la principal réplica unos minutos más tarde, narró que en el interior de su farmacia se cayeron todos los estantes a consecuencia del seísmo, y comentó que en su vivienda se desplomó el techo de la planta superior.

Antonia López, una vecina de la localidad de La Paca, afirmó que también en su pueblo el terremoto provocó daños materiales. "Sabemos que han cedido las vigas de los vecinos, y se han caído los tejados. Es el terremoto más fuerte que recordamos, y además ha sido muy largo".

La Guardia Civil inspeccionó otros pueblos cercanos al epicentro, como Doña Inés, Coy y Avilés, si bien allí los daños "no son de consideración".

El terremoto también pudo ser sentido en otras provincias. El centro de Emergencias de la Generalitat valenciana recibió llamadas de gente que comunicaba haber notado temblores en Petrer (Alicante) y en Ontinyent (Valencia). También en la ciudad de Valencia se sintió el terremoto.

Este seísmo es el segundo que ha causado daños en las pedanías altas de Lorca en el plazo de dos años y medio. En agosto de 2002 otro movimiento sísmico, con epicentro también en Bullas y 4,5 grados de magnitud en la escala de Richter, causó numerosos daños en edificaciones de las pedanías altas de Lorca.

El mayor terremoto registrado en la Región de Murcia se produjo en 1999, y alcanzó los 5,2 grados de magnitud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de enero de 2005