Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Branco bebió y se quedó muerto"

Unas declaraciones de Maradona multiplican el escándalo por el supuesto somnífero que los argentinos dieron a los brasileños en Italia 90

La historia del fútbol está llena de anécdotas sin confirmar que en su mayoría no pasan de ser chismes utilizados en las tertulias entre aficionados, porque en el caso de comprobarse su veracidad crearían más de un dolor de cabeza a los responsables de ese deporte. Pero eso es precisamente lo que está ocurriendo entre Argentina y Brasil por el partido de octavos de final que ambas selecciones jugaron en Turín en el Mundial de 1990, en el que los argentinos se impusieron por 1-0, y alrededor del cual, durante 14 años, ha circulado el rumor de que los argentinos habían dado agua mezclada con algún medicamento a los brasileños.

El primero en confirmar en público el asunto fue el ídolo del fútbol argentino, Diego Armando Maradona, quien el pasado mes de diciembre participó en una tertulia deportiva en un programa de la televisión por cable local y con la voz entrecortada por las carcajadas contó cómo "alguien" había diluido una pastilla de rohypnol en una botella de agua. Entonces, siempre según la versión del astro, se la ofrecieron a los brasileños. "Yo les decía: 'tomen muchachos que hace un calor bárbaro...' Vino Branco y se la tomó toda. Ahí quedó totalmente boleta ". Las risotadas de los contertulios se elevaron todavía más cuando Maradona explicó que tuvieron que echarse encima de un jugador argentino, el portero Goycoechea, que iba a beber del mismo envase. A pesar de que el autor de esta confesión es Maradona, o tal vez por eso mismo, la historia no tuvo una excesiva repercusión hasta que en una entrevista publicada esta semana por la revista de información general Veintitres el seleccionador argentino en dicho partido, Carlos Salvador Bilardo, no desmiente la historia de Maradona. Éste es el extracto de la polémica:

Veintitres. -Diego Maradona contó la anécdota del bidón con tranquilizante que le dieron a Branco... blanqueó una anécdota que lo involucra a usted.

Bilardo. -Pero no dijo quién fue.

V. -¿Quién fue Bilardo?

Bilardo. -No sé, no sé... no digo que no haya pasado. ¿eh?

V. -No lo niega y usted era el responsable.

Bilardo. -Sí, pero te digo que no sé.

Las reacciones desde Brasil no se han hecho esperar y Marco Antonio Teixeira, secretario de la Conferación Brasileña de Fútbol, ha exigido que se investiguen los hechos y que los culpables sean sancionados. El seleccionador brasileño de 1990, Sebastiao Lazaroni, reclamó que se sancione a Bilardo. Desde el lado argentino, el presidente de la Asociación de Fútbol Argentino, Julio Grondona, subrayó que Brasil nunca había hecho ningún tipo de reclamación sobre esos hechos, y exigió que se investigue lo sucedido.

Por su parte Bilardo ayer echó balones fuera. "Diego habla y dice cosas, pero yo estaba fuera, en Europa, cuando hizo esas declaraciones". Y aunque poco después se exculpó - "no dije nada, no dopé a nadie"-, cargó contra el titular de la noticia - "(Casi) confieso que he trampeado"- por la polémica generada. "Eso son cosas que se dicen. También decían que yo jugaba con alfileres".

Otro de los presentas aquella tarde del 24 de junio sobre el césped del Estadio delle Alpi, Jorge Burruchaga, ha afirmado que él bebió de la misma botella que Branco y no le ocurrió nada. El partido se disputó con más de 30 grados y era frecuente que los jugadores bebieran del primer recipiente que tenían a mano.

El brasileño Branco siempre ha sostenido que en aquella botella hubo algo más que agua. En sus explosivas declaraciones Maradona explicó cómo después de beber, el lateral izquierdo brasileño era incapaz de lanzar un libre directo entre los tres palos y aseguró que más tarde, cuando Branco se encontró al utillero de Argentina en un partido amistoso lo persiguió por los vestuarios hasta que intervino la policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de enero de 2005