Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Premio Manuel Broseta rinde homenaje a los madrileños por el 11-M

El Premio Convivencia que la Fundación Manuel Broseta concedió ayer al pueblo de Madrid por su respuesta al 11-M se convirtió en un homenaje a los fallecidos por los atentados de marzo, pero también al resto de víctimas del terrorismo y a la Constitución como norma superior de convivencia. El galardón, que concede esta fundación integrada por el Gobierno valenciano, empresarios y entidades de la sociedad civil, fue otorgado ex aequo a la ciudad de Madrid y a la Fundación Vicente Ferrer, por su ayuda al desarrollo de los más desfavorecidos en la India.

"El reconocimiento que Valencia ofrece al pueblo de Madrid es el mismo que Madrid podría rendir a Valencia por su reiterada resistencia al terrorismo", dijo el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, del PP, tras recoger el XIII Premio de Convivencia Manuel Broseta. Ruiz-Gallardón recordó la figura de Manuel Broseta, el catedrático y jurista asesinado por ETA en 1992, e hizo extensivo "a todas las víctimas del terrorismo" el reconocimiento "a las víctimas del 11 de marzo y al coraje de la ciudad". El alcalde de Madrid reivindicó una convivencia armónica y pacífica, "justo la que existía en los trenes mestizos en los que viajaban ciudadanos de 17 nacionalidades", dijo en referencia a los trenes que sufrieron los atentados de marzo en las estaciones de Atocha, Santa Eugenia y El Pozo. Y agradeció a los ciudadanos su valor "por no plegarse a las pretensiones de los terroristas y por continuar su trabajo en defensa de la igualdad, la justicia y el respeto al pluralismo".

El presidente del Senado y del jurado que concedió los premios, Javier Rojo, profundizó en este camino al defender la Constitución con esta definición: "La razón que nos otorga el Estado de Derecho para combatir provocaciones y desafueros". Rojo destacó también el trabajo de la Fundación Vicente Ferrer por las oportunidades que brinda para superar la miseria en la India.

El director general de esta fundación, Jordi Folgado, alabó el papel de las ONG porque encarnan "la conciencia del humanismo", y apeló a responder con urgencia ante la catástrofe del maremoto sufrido por varios países del sudeste asiático.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de enero de 2005