Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OLA DE FRÍO

El Gobierno asegura que puso todos los medios y culpa a los conductores que no llevaban cadenas

Las nevadas que arreciaron durante el pasado domingo en la mitad norte de la Península amainaron ayer dando tregua a los numerosos conductores que se habían quedado atrapados en las carreteras que atraviesan Castilla y León, y en especial a los "alrededor de 5.000" que el Gobierno estima fueron evacuados de sus coches en la provincia de Burgos y hubieron de pasar la noche en hoteles, albergues y domicilios de vecinos que les dieron acogida. Fueron quedando expeditas las carreteras para el tránsito de turismos, aunque a mediodía continuaban cortadas al tráfico de camiones varias de las vías que atraviesan la meseta de norte a sur; 700 vehículos pesados estaban retenidos a mediodía en Madrid y 500 en Castilla y León, según datos ofrecidos por Celia Abenza, directora general de Protección Civil. La restricción para los vehículos pesados se levantó anoche.

El PP pide que el Gobierno "no se limite a informar"; el PSOE replica que en febrero pasado quedaron atrapados 17.000 viajeros

Las autopistas de peaje no avisaron de que las vías estaban bloqueadas; Tráfico dice que es un asunto "en discusión"

Fomento movilizó 146 máquinas quitanieve y distribuyó 5.900 toneladas de sal en las carreteras más afectadas por el temporal

Tanto Abenza como el director general de Tráfico, Pere Navarro, se esforzaron en mostrar que la situación está ya controlada, y justificaron su actuación durante la emergencia con dos argumentos que repitieron sin cesar durante una comparecencia conjunta: "Los ciudadanos recibieron información de las condiciones meteorológicas que se avecinaban" y "el Gobierno puso todos los medios y los esfuerzos necesarios para hacer frente al temporal".

1.660 guardias civiles

El Ministerio de Fomento dispersó 5.900 toneladas de sal en las calzadas de las provincias más afectadas en los cuatro días de máxima alerta, del 23 al 26. La Guardia Civil movilizó el domingo a "todos los efectivos disponibles, incluso los guardias rurales", según dijo Navarro, unos 1.660 sólo en León, Burgos y Madrid. Las máquinas quitanieve y camiones-pala que trabajaron durante la emergencia fueron 146, según detalló Fomento.

¿Qué provocó entonces que más de 5.000 personas quedaran atrapadas en sus vehículos en distintos tramos de la A-1 (Madrid-Irún) y AP-1 (Burgos-Armiñón) a su paso por la provincia castellana? Según Abenza, el 70% de los conductores viajaba sin cadenas, "lo que nos parece una grave irresponsabilidad dadas las advertencias de no hacerlo". Esto, aseguró, "contribuyó al bloqueo de las carreteras, por lo que las quitanieves y la Guardia Civil no dieron abasto".

Una vez producida la situación, el Ejército de Tierra -los oficiales y soldados de la División Mecanizada Brunete Nº 1 y la Unidad de Apoyo Logístico LI- repartió 800 mantas y 2.150 raciones de campaña para asistir a los viajeros refugiados en Burgos capital y Lerma.

El portavoz del PP en la Comisión de Infraestructuras del Senado, Juan José Ortiz, criticó al Gobierno porque, aseguró, "no debe limitarse a informar" y "dejar toda la responsabilidad a los ciudadanos". La acusación de imprevisión fue replicada por la secretaria de Política Económica y Empleo del PSOE, Inmaculada Rodríguez-Piñero, quien recordó el temporal de nieve que atrapó a 17.000 personas el pasado febrero, cuando gobernaba el PP.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apoyó también la labor realizada por la Administración para restablecer la normalidad en las carreteras: "Se han hecho todos los esfuerzos, con todos los medios a pesar del intenso temporal". La agenda del presidente también se vio afectada por causa del temporal, ya que tuvo que recibir a un grupo de estudiantes sin la presencia prevista de la ministra de Educación, María Jesús San Segundo, que se encontraba bloqueada en Burgos.

Tanto en esta provincia como en León, los automovilistas se quejaron de haber entrado en la trampa de las autopistas de peaje, bloqueadas sin que nadie les advirtiera de no hacerlo y tras abonar las tarifas preceptivas. Navarro dijo que la solución de esta situación en el futuro "es un tema pendiente que está en discusión".

El consejero de Seguridad Pública del Gobierno de Asturias, Francisco Javier García Valledor, de IU, criticó a la empresa concesionaria de la autopista que une Asturias con León por haber cobrado el peaje durante el domingo y se manifestó partidario de que la Agencia Regional de Consumo abra una investigación al respecto. Según García Valledor, la empresa titular debe disponer de "más medios propios" para afrontar estas situaciones. Ayer, la autopista quedó abierta al tráfico sin necesidad de utilizar cadenas. El tráfico por la vía alternativa -la carretera nacional a su paso por el puerto de Pajares- seguía prohibido a vehículos pesados, informa Javier Cuartas.

En el País Vasco, la situación de las carreteras mejoró según transcurría la jornada y a última hora de la tarde estaba abierta la red principal para todo tipo de vehículos. La estación central de Bilbao, así como las de autobuses de Madrid y otras capitales de provincia, estuvo llena casi toda la jornada de usuarios que no podían desplazarse. Además, se suspendió el trayecto de la línea de Feve entre Bilbao y León, después de que en la noche del lunes 57 pasajeros quedaran varias horas incomunicados en la localidad de Cabañas de Virtus (Burgos), informa Alberto Uriona.

En Navarra, el mayor inconveniente vino por la suspensión de ocho vuelos en el aeropuerto de Noain, por lo que el Gobierno navarro presentó una queja formal ante AENA debido a la falta de medios materiales del aeródromo. El Ejecutivo envió dos máquinas quitanieves para limpiar las pistas, pero no se pudo evitar la cancelación de vuelos, informa Mikel Muez.

La previsión del Instituto Nacional de Meteorología indica que el temporal acabará entre mañana y el jueves, por lo que Abenza llamó a extremar la precaución: "Una vez retirada la nieve puede quedar hielo en la calzada".

Entre tanto, muchos pueblos continúan aislados. En León eran ayer 105, con 5.722 vecinos. En Asturias, 51 localidades de 14 municipios permanecían todavía incomunicadas anoche por carretera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de diciembre de 2004