Reportaje:EL CONSUMO EN LAS FIESTAS DE NAVIDAD

El comercio grande se come al pequeño

La venta de juguetes produce beneficios de millones de euros a los grandes centros a costa de las tiendas tradicionales

Teléfonos móviles, joyas, perfumes... En Navidad se regala todo tipo de artículos. Pero hay uno que sigue siendo el rey de estas fechas: los juguetes. Sólo en la Comunidad de Madrid la venta de juguetes facturó más de 200 millones durante 2003. Juan Arrizabalaga, uno de los máximos responsables en España de la cadena de jugueterías norteamericana Toys 'R' Us, explica que la campaña de Navidad es "vital" para alcanzar estas cifras: "Entre el 75% y el 80% de las ventas de juguetes de todo el año se producen en Navidad". En concreto para ser regalados el 6 de enero, Día de Reyes: "Entre Nochebuena y Reyes se vende el 20% de juguetes de todo el año", asegura.

La campaña empieza muy temprano, el 1 de noviembre, y termina el 5 de enero. "No es que la gente empiece a comprar juguetes a partir de noviembre", explica, "sino que es la fecha en la que en los grandes hipermercados pasan de tener un pasillo de juguetes a tener cuatro o cinco, y también bajan los precios".

Más información

Las ofertas de los hipermercados, que pueden llegar a vender juguetes a casi la mitad de precio que en las jugueterías tradicionales, "hacen mucho daño". "Les compensa vender más barato, casi sin margen de beneficio, para atraer a sus clientes, que aprovechan que están allí para comprar otros productos", afirma Arrizabalaga.

Aun así, y a fuerza de aguantar la competencia, la diferencia de precios es cada vez menor. "Y, además, lo que ofrece Toys 'R' Us es que somos especialistas: tenemos 25.000 productos diferentes, frente a los 1.500 o 2.000 que puedan venderse en un híper", dice.

Los juguetes podrán ser cada vez más baratos, pero en Toys 'R' Us calculan que cada familia se gastará 200 euros sólo en este producto durante estas fiestas. Y no parece exagerado, teniendo en cuenta el precio de los juguetes más demandados este año: el Robot Sapiens, un pequeño robot con forma de gorila que baila, habla y coge objetos, todo por 120 euros. El guante de Spiderman, el hombre araña, que lanza hilos desde la muñeca, cuesta entre 27 y 30 euros, y es también uno de los éxitos de esta campaña.

Los niños pequeños de hasta cuatro años, en cambio, prefieren los personajes de los Lunnis, unos dibujos animados que emite Televisión Española. Sobre todo peluches, que cuestan entre 7 y 15 euros.

Pero, una vez superada la infancia más temprana, hacia los 10 años, los juguetes desaparecen de la lista de regalos de los niños y aparecen los videojuegos. Pero el poder de atracción de las consolas es tal que ya amenazan incluso con enganchar a los más pequeños. Ya ha llegado la primera consola para niños a partir tres años: Vsmile (80 euros).

Juguetes, consolas, millones de euros en facturación, ofertas a precio de coste... El negocio de los Papá Noel y los Reyes Magos se está convirtiendo cada año más en un coto de las grandes superficies y de las cadenas especializadas a costa del pequeño negocio.

Como la juguetería La Campana, que desde 1949 lleva abierta en la calle de Francos Rodríguez, en Tetuán. Esta pequeña tienda de barrio hace tiempo que dejó de ofrecer novedades. "Los híper venden los juguetes a un precio por el que yo los compro al distribuidor", explica Sebastián, el dueño de la tienda desde hace 53 años. "Piden remesas de miles de juguetes y les hacen descuentos. Yo sólo podría venderlos más caros y no merece la pena, porque la gente mira mucho los precios. Así, los clientes no encuentran aquí lo que buscan y se van a los centros comerciales".

Es el mismo problema que tiene Antonio Martínez, dueño del Hospital de Juguetes en la calle de Sánchez Preciado, en el mismo barrio. Este negocio familiar, que existe desde 1945, repara muñecas, juguetes antiguos y últimamente también coches a control remoto. "Suelo cobrar 15 euros por cada hora de trabajo, pero los supermercados ya están vendiendo los coches a 20. Si alguien me trae uno estropeado y estoy dos horas reparándolo, ya sale más caro que comprar otro", explica.

Tanto Antonio como Sebastián temen que sus negocios estén en vías de extinción. Cada vez menos clientes atraídos por los precios más bajos de las grandes superficies con los que el pequeño comercio no puede competir: un círculo vicioso que no pueden romper desde sus pequeñas tiendas. "Subsistimos gracias a que los locales son nuestros. Sólo pagamos la luz y poco más. Si tuviésemos un poco más de gasto, ya habríamos cerrado hace tiempo", dicen.

Unos 20.000 regalos vivos

Aparte de juguetes, los animales de compañía también son muy demandados por los niños. Según una estimación de la asociación El Refugio, esta Navidad se regalarán aproximadamente 20.000 animales: un 50% perros, un 28% gatos, 11% pájaros y un 11% cobayas y ratones. Sin embargo, según El Refugio, el número de animales que se regalarán podría aumentar por las compras compulsivas a medida que se acercan las fechas navideñas.

Esta compra suele tener un final amargo, como demuestra el siguiente dato: 25.000 animales fueron abandonados a lo largo de 2004, según El Refugio, un 30% de ellos antiguas compras de Navidad.

Ignacio Paunero, portavoz de la asociación, recuerda que "los animales no se deben comprar por capricho. Son una responsabilidad para los próximos 10 o 15 años de nuestras vidas y requieren cuidados como todos los seres vivos". Paunero hace hincapié en la preferencia en "adoptar animales antes de comprarlos" y en la esterilización para evitar camadas indeseadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 20 de diciembre de 2004.

Se adhiere a los criterios de