Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos abandona el PP de Gijón en apoyo de la gestión de la delegada del Gobierno en el 11-M

Dirigentes locales cuestionan la actuación de Mercedes Fernández en la investigación policial

El ex ministro de Fomento Francisco Álvarez-Cascos se ha dado de baja como militante de la junta local del PP de Gijón, de la que había sido uno de sus fundadores en 1976, y trasladará su ficha de afiliado a Madrid. Expresa así su rechazo a las supuestas críticas que miembros de la dirección de la junta local gijonesa habrían hecho recientemente a la ex delegada del Gobierno en Asturias, Mercedes Fernández, afín a Cascos, por su gestión al frente de las fuerzas de seguridad en el Principado durante el periodo en el que la llamada trama asturiana suministró la dinamita a los autores de los atentados del 11-M.

Cascos reclamó el sábado a la dirección nacional del PP que adopte medidas disciplinarias contra la dirección del partido en Gijón, y en particular contra su presidenta, Pilar Fernández Pardo, a la que calificó de "indigna". Pardo es senadora y vicepresidenta regional del PP. El ataque de Cascos contra ella no es nuevo. El PP de Gijón fue en los últimos 28 años el gran feudo político del ex ministro. La elección de Pardo como presidenta local en julio del año pasado supuso una derrota estrepitosa de los casquistas, hasta entonces hegemónicos, y que desde esa fecha han seguido perdiendo influencia orgánica.

Pero el desencadenante de la decisión de Cascos de trasladar su militancia a Madrid fue la publicación el viernes en el diario El Comercio, de Gijón, de una información según la cual dirigentes locales del PP, cuya identidad no fue revelada, estarían promoviendo una propuesta para que el PP regional no otorgue ninguna responsabilidad pública a Mercedes Fernández mientras no culmine la investigación sobre los posibles errores policiales en torno al 11-M.

Pilar Fernández Pardo negó el viernes que la junta local hubiese hecho o debatido ningún pronunciamiento contra Mercedes Fernández y expresó el respaldo absoluto a la gestión de ésta y del PP antes y después del 11-M. Este pronunciamiento se repitió el sábado por la noche en una cena de Navidad a la que asistieron más de 500 afiliados gijoneses, así como los eurodiputados Luis Herrero y Salvador Garriga, y el presidente regional del PP, el senador Ovidio Sánchez, que también respaldó a Mercedes Fernández. Pero Cascos, que está también enfrentado a la dirección regional del PP, ha concedido plena credibilidad a la versión difundida por el periódico, que ayer se ratificó en atribuirla a "fuentes absolutamente solventes" de la dirección local del PP.

Pardo expresará hoy su apoyo pleno a su antagonista política Mercedes Fernández en una reunión de la junta local, a la que demandará un pronunciamiento en esos mismos términos.

El debate sobre el futuro político de Mercedes Fernández se suscitó en el PP gijonés a raíz de que la dirección regional barajase la posibilidad de proponerla como representante del partido en la futura Sindicatura de Cuentas del Principado, órgano equivalente al Tribunal de Cuentas. En los sectores antagónicos a Fernández se considera prudente esperar a que concluyan las investigaciones que están en marcha sobre el proceder de las fuerzas de seguridad en Asturias, y máxime cuando el ex secretario de Estado de Seguridad Ignacio Astarloa, del PP, admitió en la comisión parlamentaria del 11-M que en Asturias había habido "un desastre policial", y cuando una asociación de guardias civiles denunció que había advertido a Mercedes Fernández de la existencia de graves deficiencias en el control de los explosivos en Asturias sin que se tomase ninguna medida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de diciembre de 2004