Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIBROS PARA NIÑOS Y JÓVENES

Claves para una biblioteca pública

EN GESTIÓN de Bibliotecas, José A. Gómez Hernández subraya la importancia de la organización de los libros para atraer la atención a la lectura. La figura de la biblioteca viene reflejada en el Manifiesto de la Unesco como vehículo para estimular imaginación y creatividad. La Fundación Bertelsmann, creada en 1995 para mejorar las bibliotecas públicas y fomentar el hábito lector, propone una lista orientativa.

-Presentar libros por áreas de interés.

-Selección minuciosa de la literatura y separación clara entre niños, adolescentes y jóvenes.

-Establecer cierta selección entre los intereses de chicos y chicas aunque coincidan en muchos gustos por la edad.

-Evitar mencionar "literatura juvenil"; no se identifican con ello.

MÁS INFORMACIÓN

-Mejor hablar de amor y relaciones personales, no de romanticismo; lo consideran pasado.

-Las bibliotecas tienen que volcarse en los libros y revistas de música.

-Nutrida presencia de biografías de personajes reales y de relatos históricos.

-Amplia oferta de libros de bolsillo.

-Portadas muy cuidadas, con diseño atractivo, de lo contrario ahuyentan, porque ellos se guían más por lo visual.

-Suprimir una oferta excedente.

-Que los que seleccionan conozcan bien la oferta y no rechacen temas de interés para los jóvenes como pueden ser las drogas y el sexo.

-Instalar en las bibliotecas soportes informáticos. La literatura no es un fin en sí mismo sino un medio para que los jóvenes encuentren respuesta a sus preocupaciones.

-Inculcar valores y criterios para discernir la fuente adecuada a la hora de elegir.

-Cuestionar los contenidos.

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez, en su página web www.sol-e.com, recomienda una amplia selección de textos elegidos por expertos bajo el criterio de la calidad. Todos los temas y géneros están incluidos. Desde los cuentos clásicos a los relatos históricos, pasando por la fantasía y el humor, lo policiaco, el terror o el cómic, con una acertada distribución por fracciones de edad que van de dos en dos años. Los lectores pueden introducir sus comentarios en la página.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 2004