Egipto e Israel refuerzan sus lazos con un acuerdo de libre comercio

El pacto obliga a El Cairo al empleo de materias primas israelíes

Israel, Egipto y EE UU lo presentaron ayer como el acuerdo más importante en 25 años entre israelíes y egipcios. Se trata de un pacto para crear siete Zonas Industriales Cualificadas (ZIC) en el Gran Cairo, Alejandría y el área de Port Said donde se manufacturarán productos en empresas mixtas, exentos del pago de tasas de entrada en el mercado estadounidense siempre que se utilice al menos un 11,7% de componentes israelíes.

La prensa israelí calificó de "histórico" el compromiso y los firmantes -el ministro egipcio de Industria y Comercio, Mohamed Rashid; el viceprimer ministro y titular de Comercio de Israel, Ehud Olmert, y el secretario de Comercio Exterior de EE UU, Robert Zoellick- se prodigaron en declaraciones muy optimistas. Sostienen que favorecerá "el bienestar en Oriente Próximo" porque "se halla en armonía con los esfuerzos para establecer una paz global en la zona". El ministro egipcio cree que el pacto contribuirá a la "creación de empleo y a la paz". Olmert invitó a otros países árabes, con los que mantienen relaciones económicas no oficiales, a seguir el ejemplo de El Cairo.

Jordania rubricó en 1996 un acuerdo económico similar y según los datos de EE UU éste ha sido beneficioso: las 12 ZIC jordanas han generado 35.000 nuevos puestos de trabajo y las exportaciones a EE UU se incrementaron de 31 millones de dólares en 1999 a 674 millones en 2003. Las ZIC, en el caso jordano y egipcio, son, o al menos es el deseo de las partes, el primer paso en la creación de una zona de libre comercio. A través de este tipo de iniciativas, Washington trata de ayudar a su mejor aliado a romper el aislamiento.

Olmert cree que lo acordado ayer "es bueno para todos y será un elemento fundamental en el cambio de ambiente político en Oriente Próximo". Israel, que tiene firmado un acuerdo de libre comercio con EE UU, se beneficiará de la mano de obra barata egipcia para mejorar la competitividad de sus productos. El compromiso alcanzado será debatido por el partido del presidente Hosni Mubarak.

Los pesimistas sostienen que éste no es el primer pacto que se firma y que después queda en papel mojado debido a la tensión política con los palestinos: Egipto tiene retirado su embajador de Tel Aviv por la represión de la segunda Intifada (aunque en las últimas semanas se especula con su regreso). El optimismo oficial contrasta con el recelo de la oposición en Egipto, para la que lo firmado sólo sirve a los intereses israelíes. "Es un monopolio inaceptable que perjudica a la soberanía nacional", afirma Gamal Fahmi, periodista egipcio y destacado miembro del Partido Árabe Naserita, informa la agencia Efe. Un grupo de manifestantes marchó ayer en El Cairo tras una pancarta: "Los trabajadores egipcios no están en venta".

Algunos empresarios tienen otro enfoque. Por ejemplo, Mohamed Kasim, vicepresidente de la Cámara de Industrias Textiles, dice que el acuerdo deberá crear entre 200.000 y 300.000 puestos de trabajo en el primer año en la industria egipcia de confección de ropa (el 42% de sus beneficios proceden del mercado estadounidense).

Olmert aprovechó la oportunidad para reiterar el compromiso de su país con la Hoja de Ruta y con la retirada de la franja de Gaza. Esta salida, es, para algunas ONG israelíes, un punto esencial de la estrategia de Ariel Sharon para anexionarse parte de Cisjordania.

Mujeres palestinas caminan por un sendero del sur de Gaza, cerca de la colonia judía de Netzarim.
Mujeres palestinas caminan por un sendero del sur de Gaza, cerca de la colonia judía de Netzarim.ASSOCIATED PRESS

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de diciembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50