Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Estado francés prohíbe el canal de Hezbolá

Al Manar ha infringido las leyes que castigan la incitación al odio racial

El Consejo de Estado francés dio ayer la razón al Consejo Superior Audiovisual (CSA) y ordenó a la sociedad Eutelsat que su satélite deje de emitir, en el plazo de 48 horas y en territorio francés, el canal de televisión del partido chií integrista Hezbolá, Al Manar. El Consejo de Estado, la más alta jurisdicción administrativa de Francia, indica que si pasadas las 48 horas Eutelsat no retira el canal conflictivo deberá pagar 5.000 euros diarios de multa.

La cadena hace apología de la violencia contra los israelíes

Al Manar ha despertado las iras francesas, pues en sólo 15 días de funcionamiento legal ha infringido todas las leyes que prohíben "propósitos que inciten al odio racial". El Consejo de Estado señaló que la cadena difunde programas que tienen "connotaciones antisemitas".

En un programa informativo, un supuesto "especialista en el ente sionista" explicó que Israel contaminaba voluntariamente con el sida a la población árabe, mientras que en otro espacio, en este caso de ficción, se pudo ver cómo un rabino reclamaba el degüello de un menor no judío para poder elaborar pan, para por último escuchar en una emisión de corte pretendidamente histórico que la "batalla contra los judíos es una batalla histórica puesto que ellos han matado a los profetas".

Además, en un informativo, se habló de "los crímenes contra la humanidad perpetrados por Israel" para referirse a los incumplimientos israelíes de determinadas decisiones de Naciones Unidas.

Pero al margen de frases concretas, es el conjunto de la emisiones de Al Manar el que no se adapta al sueño francés de un islam republicano que acepte la separación de Iglesia y Estado, entre leyes de obligado cumplimiento y preceptos morales, entre esfera pública y privada.

Las emisiones del canal de Hezbolá confunden continuamente la crítica de la política de Israel con el rechazo al judaísmo, y hacen apología de la violencia indiscriminada contra los habitantes de Israel y presentan como modelos a imitar los casos de terrorismo suicida.

Al Manar se emite desde territorio libanés y ya son varias las voces que se han levantado en Beirut "en nombre de la libertad de expresión y en contra de la censura" para exigir represalias contra las televisiones francófonas que pueden captarse en zona árabe.

La opinión jurídica del Consejo de Estado ha sido solicitada por el Consejo Superior Audiovisual en dos oportunidades, la primera este verano, cuando éste ya quiso que el Consejo de Estado asumiera la responsabilidad de denegar la autorización al canal Al Manar de difundir sus programas en territorio francés, y ahora, después de que el CSA autorizase su difusión, porque el poder de coerción de este organismo necesita de tres preavisos para ser efectivo en grado de prohibición, mientras que el Consejo de Estado puede exigir la interrupción inmediata de la difusión.

Emmanuel Piwnica, abogado de Eutelsat, reconoció ayer que el Consejo de Estado francés puede requerir a su sociedad que corte de inmediato la difusión de Al Manar y recordó que la cadena se puede captar en Europa a través de otras dos ofertas vía satélite, la propia de Arabsat y la de Newskies.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 2004