Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doce muertos en un ataque contra un consulado de EE UU en Arabia Saudí

Las víctimas son empleados y guardias de seguridad y también fallecieron tres terroristas

Cinco terroristas lograron perpetrar ayer un ataque contra el consulado estadounidense en Yeda, la segunda mayor ciudad de Arabia Saudí. Tras arrojar varias bombas y abrirse paso entre los guardias de seguridad, los terroristas tomaron a 18 rehenes en el interior del edificio. El intercambio de disparos fue incesante durante unas tres horas, hasta que las fuerzas especiales saudíes recobraron el control de la sede diplomática. La refriega se saldó con 12 muertos: cuatro agentes de seguridad, cinco empleados del consulado -ninguno de ellos estadounidense- y tres terroristas.

Los terroristas no utilizaron artimañas o métodos sutiles para penetrar en una auténtica fortaleza como es el consulado estadounidense en Yeda. Al parecer, llevaron un coche bomba hasta la puerta sur del edificio y, antes de que la guardia reaccionara, descendieron del vehículo y lo hicieron explotar. Casi al unísono lograron arrojar varias granadas contra el perímetro y la garita de seguridad, según testigos que aparecieron en las cadenas de televisión árabes.

Una vez dentro del perímetro, algunos de los terroristas, aprovechando la confusión generada por las explosiones, lograron abrirse paso hasta el interior del edificio, donde tomaron 18 rehenes y se atrincheraron. Durante casi tres horas, las fuerzas especiales saudíes, apoyadas por 200 efectivos y tres helicópteros, se enzarzaron en un intercambio de disparos casi ininterrumpido hasta recuperar el control de la sede diplomática. Durante la refriega, varias ambulancias y vehículos del cuerpo de bomberos acudieron a los alrededores del inmueble para atender a las víctimas y sofocar un incendio desatado en el interior.

Ningún americano muerto

El ataque se saldó con al menos 12 muertos. Cinco empleados del consulado fueron asesinados, ninguno de ellos de nacionalidad estadounidense. Fuentes oficiales saudíes detallaron eran un saudí, un egipcio, un yemení, un paquistaní y un indio, informa France Presse. El consulado no especificó qué funciones desempeñaban. Añadido a esto, la policía saudí informó de que cuatro guardias de seguridad saudíes murieron cuando intentaron repeler el ataque.

La cifra total de muertos la completan tres terroristas de los cinco que perpetraron el atentado. Los otros dos individuos resultaron heridos. Según las autoridades saudíes, el ataque fue reivindicado por un grupo que dijo llamarse La Brigada de Faluya.

Además de los fallecidos, fuentes oficiales estadounidenses de información explicaron que algunos de sus ciudadanos destinados en la sede diplomática sufrieron heridas leves en el ataque. Por otra parte, también se comunicó que el consulado estadounidense en la ciudad de Darham, al noreste del país, fue cerrado y reforzada su seguridad tras el ataque de Yeda.

El Ministerio del Interior saudí atribuyó el ataque a musulmanes "desviados". El comunicado oficial fue muy escueto: "A las 11.00 horas (9.00 en la España peninsular) un grupo de desviados entró en el consulado estadounidense de Yeda, aunque las fuerzas de seguridad saudíes se hicieron cargo de ellos de manera inmediata", explica la nota. "Tres atacantes resultaron muertos, y otros dos fueron detenidos tras haber sido heridos", añadió el texto, distribuido por la agencia de noticias gubernamental.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, declaró que el atentado demostraba que "los terroristas aún están activos" y por eso era "muy importante" que las elecciones en Irak se celebrasen el próximo 30 de enero. Bush, quien ayer se reunió con el presidente iraquí, Gazi al Yauar, afirmó que el objetivo de los terroristas es lograr, mediante su "disposición a matar al azar, a matar a gente inocente", que las fuerzas de EE UU abandonen Irak y Arabia Saudí. El presidente agradeció a las autoridades de Riad su "rápida intervención" tras el ataque.

Desde el pasado mayo, todas las instalaciones de EE UU y extranjeras en general están fuertemente vigiladas por los cuerpos de seguridad saudíes, después de que algunas de ellas fueran atacadas por grupos de radicales islamistas. El ataque de ayer es el primero que se produce a la luz del día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de diciembre de 2004