Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ministros de la eurozona presionan para que EE UU detenga la caída libre del dólar

Solbes advierte de que el tipo de cambio empieza a perjudicar a la economía española

Los ministros de Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) se reunieron ayer bajo la presión derivada de un dólar en retroceso frente a la moneda única (ayer rozó los 1,35 dólares) y su efecto negativo sobre las exportaciones y el crecimiento en la UE. Anoche, los ministros y el Banco Central Europeo (BCE) exigieron en un comunicado a EE UU y otras potencias "un papel más activo" para reducir "los desequilibrios globales" que originan "movimientos desordenados en los tipos de cambio". El ministro Pedro Solbes advirtió de que la economía española empieza a sufrir por el tipo de cambio.

Las preocupación de los ministros se tradujo en una escueta y contundente nota para criticar la "excesiva volatilidad y los movimientos desordenados" de las tasas de cambio que "no son deseables para el crecimiento económico", "no son bienvenidos y contribuyen a la creación de desequilibrios externos". Pero, además, los responsables de Finanzas, en una clara alusión a EE UU, precisaron que las economías más destacadas "deben desempeñar un papel más activo a la hora de reducir los desequilibrios globales poniendo en marcha políticas económicas apropiadas".

El propio presidente del Eurogrupo, el holandés Gerrit Zalm, había pedido antes de comenzar la reunión "un debate serio" al respecto porque, en su opinión, lo más eficaz sería que el Gobierno estadounidense anunciara su determinación de reducir el déficit público y el comercial, que son el origen de esos vaivenes en el cambio euro-dólar.

El austriaco Kart-Heinz Grasser afirmó que "el euro está pagando algunos desequilibrios en la economía mundial" y el belga Didier Reynders añadió que había que enviar "un mensaje fuerte" a EE UU. El nuevo ministro francés de Finanzas, Hervé Gaymard, que ayer se estrenó como tal en el Eurogrupo, reclamó también una acción coordinada de los bancos centrales de Estados Unidos y de países asiáticos que, como China, tienen sus monedas nacionales vinculadas a la divisa estadounidense, lo que supone un daño superior a las exportaciones europeas. "Es evidente que la solución no está sólo en Europa, sino también en la actitud de las autoridades monetarias americanas y asiáticas", señaló Gaymard.

El caso español

El vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, afirmó que la fortaleza del euro frente al billete verde americano tiene ventajas e inconvenientes y que, en el caso español, puede acabar afectando al crecimiento del país, precisamente porque el tipo de cambio ya empieza a perjudicar a la demanda externa. Alemania y Francia ya vienen sufriendo ese fenómeno desde hace meses y, desde ambos Gobiernos, se reclama alguna iniciativa del Banco Central Europeo (BCE) o una acción coordinada internacional.

En las últimas semanas, portavoces de diferentes Gobiernos europeos y del propio BCE han reiterado, no obstante, que una acción aislada del banco europeo comprando dólares y vendiendo euros tendría un efecto muy parcial y muy limitado en el tiempo. Además, Washington ha reiterado que no prevé tomar medida alguna para variar la tendencia.

De otro lado, los ministros analizaron en el Eurogrupo ayer la negativa situación presupuestaria en buena parte de los países europeos. Diez de ellos (Alemania, Francia, Holanda, Grecia, República Checa, Chipre, Hungría, Malta, Polonia y Eslovaquia) tienen abiertos procedimientos de déficit excesivo por incumplir el Pacto de Estabilidad, aunque el comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, anunció que serán levantados esos procedimientos a varios países del Este.

Los ministros también analizaron ayer el informe de la Comisión sobre los datos estadísticos erróneos que Grecia suministró a Eurostat entre 1997 y 2003. Durante todos esos años, Grecia incumplió el Pacto de Estabilidad por tener un déficit público excesivo y, por tanto, no se hubiera aprobado su entrada en la zona euro en 2000 de haberse conocido el dato real. Pese a todo, la Comisión ha abierto a Grecia un expediente que se saldará sin sanción porque no están previstos estos casos ni en los Tratados ni en los reglamentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de diciembre de 2004