Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticuladas 31 redes de engorde ilegal de ganado con 57 detenidos

En 2004 se han practicado diligencias policiales por este delito en 18 provincias

La utilización de promotores ilegales de engorde de ganado, con sustancias que perjudican la salud o el bolsillo de los consumidores, ha provocado en lo que va de año la detención de 57 personas y la desarticulación de 31 redes organizadas. Los detalles los acaba de facilitar el Grupo de Consumo y Medio Ambiente, de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violencia, del Ministerio del Interior.

Juzgados de 18 provincias se han hecho cargo del fruto de estas actuaciones policiales, que implican a 57 personas, entre ganaderos, fabricantes o distribuidores de las sustancias ilegales de engorde animal. Los productos utilizados son innumerables, tanto en polvo como en líquido, entre otros, los anabolizantes hexestrol, nortestosterona o dexametosona; y cócteles hormonales a base de flumetasona, estradiol, acetato de megestrol o el conocido clenbuterol. Las provincias con más detenidos son Barcelona (13 personas), Huesca (9), y Zaragoza, Murcia y Ávila (4 detenidos en cada provincia).

La terminología de "sustancias prohibidas" se refiere a una serie de componentes químicos cuya utilización en ganadería, como finalizadores o potenciadores del cebo, están prohibidos expresamente por la legislación comunitaria y nacional, o no están autorizados por sus efectos toxicológicos en la salud de las personas o por suponer un fraude para los consumidores.

Además de actuaciones en explotaciones ganaderas individuales que usaron clenbuterol para engordar terneros o cerdos, la policía especializada desarticuló "estructuras organizadas dedicadas a la distribución" de esas sustancias en numerosas provincias, con redes especialmente potentes en Barcelona, Lleida, Huesca, Tarragona, Sevilla, San Sebastián, Zamora, Zaragoza y Andorra, en este caso, con la colaboración de la policía de este país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de diciembre de 2004