Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una diócesis de California da 100 millones de dólares para las víctimas de abusos

La diócesis católica de Orange, en el Estado de California, ha ofrecido 100 millones de dólares (74,68 millones de euros) en compensación por los abusos sexuales cometidos por sus sacerdotes, se anunció oficialmente ayer. Fuentes judiciales dijeron que el monto supera los 85 millones concedidos el año pasado por la diócesis de Boston a 552 víctimas de los abusos.

Un portavoz de la diócesis californiana manifestó que los recursos para el pago de compensaciones provendrán de seguros y venta de activos, y descartó la posibilidad de que se declare la bancarrota o se cierren algunas iglesias. Añadió que la decisión resuelve todas las denuncias, cuyo número no se dio a conocer, que fueron presentadas contra la diócesis desde 1970 y afectan a unos treinta sacerdotes y laicos. El anuncio del pago de compensaciones es un nuevo capítulo de la ola de escándalos que sacude a la Iglesia católica de Estados Unidos desde hace dos años. El año pasado, tras anunciar que pagaría a las víctimas de abusos cometidos por sus sacerdotes, la archidiócesis de Boston anunció la posibilidad de declarar la quiebra y dijo que tendría que cerrar 65 de sus parroquias. Este año, las diócesis de Portland (Oregón) y Tucson (Arizona) ya se declararon en quiebra ante la ola de demandas judiciales contra varios de sus sacerdotes.

Un informe sobre la epidemia de pederastia en la Iglesia católica de EE UU, hecho público por la Conferencia Episcopal de este país en febrero pasado, reveló que entre los años 1952 y 2002 hubo 10.667 acusaciones de abuso sexual contra 4.392 curas, lo que representa cerca de un 4% de los 109.694 ordenados durante esos 50 años. "Es una historia trágica, pero ya es historia", declaró entonces el presidente de la Conferencia Episcopal, arzobispo Wilton Gregory, al presentar el estudio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de diciembre de 2004