Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA INVESTIGACIÓN DEL 11-M

El Supremo italiano da luz verde a la extradición de uno de los 'cerebros' del 11-M

El Egipcio será enviado a España una vez que los Gobiernos acuerden los detalles del traslado

El Tribunal Supremo italiano aprobó ayer la extradición a España de Rabei Osman el Sayed, Mohamed el Egipcio, considerado uno de los principales organizadores de los atentados del 11 de marzo. La sentencia de la Sección Sexta de lo Penal fue comunicada anoche al Ministerio de Justicia, que debería acordar en los próximos días con las autoridades españolas los detalles del traslado de El Egipcio a Madrid. "Todos los trámites penales están agotados, ahora sólo quedan las cuestiones administrativas y logísticas, que dependen de ambos Gobiernos", explicó Attilio d'Amico, abogado de Osman.

Osman el Sayed, nacido el 22 de julio de 1971 en Gharbia (Egipto), ingresó en los años 90 en "la organización terrorista Yihad Islámica, encuadrada dentro de la estructura de Al Qaeda", según la solicitud de extradición. En enero de 2001, meses antes de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, llegó a España procedente de los campos de entrenamiento de Afganistán e inició un trabajo de coordinación de las células europeas de Al Qaeda. Abandonó España el 27 de febrero pasado, poco antes del atentado del 11-M, con destino a Francia, desde donde pasó a Italia.

La policía italiana le sometió a escuchas telefónicas. De esas grabaciones se desprendía su pertenencia a Al Qaeda y su vinculación con los atentados de Madrid ("los de España son mis queridísimos amigos, me siento muy triste por no haber subido al cielo con ellos", decía en una conversación, en alusión al comando que se suicidó en Leganés). La Fiscalía de Milán proporcionó el 13 de abril a la Audiencia Nacional la información acumulada sobre El Egipcio y los datos que apuntaban a su condición de "ideólogo" de la organización europea de Bin Laden. A finales de mayo, una comisión rogatoria de la Fiscalía de Milán aportó a la Audiencia Nacional nuevas informaciones que respaldaban la hipótesis de que El Egipcio fue el organizador de la matanza de marzo en Madrid.

Con todos esos datos, la fiscal de la Audiencia Olga Sánchez solicitó el 4 de junio al juez Juan del Olmo una orden internacional de detención contra Osman el Sayed. La orden se emitió el 6 de junio y al día siguiente se produjo la detención, en un suburbio milanés.

El Ministerio de Justicia español solicitó de forma inmediata la extradición, que fue políticamente respaldada por el ministerio italiano y aprobada el 30 de julio por la Sección Quinta del Tribunal de Apelación de Milán. La abogada de El Egipcio, Viviana Bossi, alegó que su defendido no reconocía su voz en las grabaciones policiales y presentó recurso ante el Tribunal Supremo. La defensa pasó a manos de Attilio d'Amico, un abogado romano acreditado ante la máxima instancia penal, que basó las alegaciones en una serie de cuestiones técnicas, como la supuesta indefensión de los acusados de terrorismo en España por no contar con la asistencia de abogados en los interrogatorios.

El Supremo vio el caso ayer por la mañana en una sesión de pocos minutos en la que quedó claro que el último recurso sería rechazado, hasta el punto que un fiscal italiano envió a la fiscal Sánchez un fax en el que anunciaba la resolución positiva del asunto. La Sección Sexta se reunió de nuevo por la tarde para redactar la resolución y minutos antes de las siete confirmó que el envío de El Egipcio a España era ya sólo cuestión de organizar el viaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de diciembre de 2004