Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios achacan la baja renta sevillana a la falta de inversión pública

La economía provincial creció por cuarto año más que la media

Según un informe de la Cámara de Comercio, la confederación empresarial y la Universidad de Sevilla, el PIB sevillano se incrementó el 3,1%, dos décimas más que el andaluz y siete que el de la media española, circunstancia que se repite por cuarto año consecutivo. No obstante, la renta disponible por habitante sigue siendo la cuarta más baja del país, lo que, según el informe, se debe a la escasa inversión pública.

Si se dividen las transferencias públicas entre la población, a cada sevillano le correspondieron 200 euros en 2003, apenas el 47% de la media andaluza y el 32% de la nacional. El presidente de la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES), Fernando Guerrero, fue tajante: según sus datos, entre 1991 y 2003, la inversión media pública en Sevilla fue de 212 euros por habitante, frente a los 290 euros de la media andaluza y los 444 del promedio nacional. A pesar de esta situación, que Guerrero calificó de "escandalosamente injusta", la economía sevillana ha crecido por cuarto año por encima de la del resto del país.

"Pensemos lo que podríamos hacer si tuviéramos un trato igualitario. Sevilla se saldría del cuadro. Demasiado bien los estamos a haciendo", aseguró el presidente de los empresarios, que repartió las críticas, sobre todo, entre el Gobierno central -"el nuevo lleva poco tiempo y el anterior por supuesto que tuvo culpa", dijo- y la Junta, a la que achacó "cierto complejo inversor" en Sevilla. Según los datos del presidente del CES, los ayuntamientos aportaron el 40% de las inversiones que llegaron a la provincia, mientras que la Junta contribuyó con el 30% y el Gobierno con el 28%.

El director del estudio, el catedrático de Economía Aplicada Francisco Ferraro, coincidió con Guerrero y destacó sobre todo la bajada de las subvenciones al sector agrario, frente al crecimiento en un 27% de la licitación pública en la ciudad en 2003 respecto al año anterior. "Y aún así", apuntó Ferraro, "este año tampoco llega a la mitad de la media nacional de inversión pública por habitante en España".

Frente a este indicador, determinante, según el estudio, para que Sevilla ocupe el puesto 48 de las 52 provincias respecto a su renta per cápita, la mayoría de los valores del informe arrojan datos positivos para la economía sevillana, cuya participación en la nacional se cifra ya en el 3,34%. Según Ferraro, éste porcentaje es el más alto desde la llegada de la democracia con la excepción de 1992.

Creación de empresas

También fue récord en 2003 el número de afiliados a la seguridad social (640.000) y el de personas ocupadas (625.000), que dejan la tasa de paro en el 18,4%.Por sectores, el año pasado fue el del "boom de la construcción", mientras que los servicios y la industria también crecieron, pero de forma más moderada. En el lado negativo, el sector agrario, que, según las conclusiones del estudio, se vio perjudicado por las malas condiciones climatológicas del final de la campaña, que hizo bajar las producciones de la mayoría de los cultivos a excepción de algunos de escaso peso en la estructura productiva sevillana.

El informe destaca también un buen ritmo de creación de empresas. A final de 2003, existían en Sevilla 100.309 empresas, un 7% más que el año anterior. Con estos datos, Sevilla cuenta ya con 5,7 empresas por cada 100 habitantes, aunque sigue lejos de la media nacional (6,9).

La densidad empresarial se vio también favorecida por el crecimiento moderado de la población, que se cifra en el 1,7% en 2003. Aunque aumenta la tasa de natalidad, el aumento demográfico se sitúa por debajo de la media española y andaluza, según el director del estudio, porque Sevilla no recibe tantos inmigrantes como otras provincias de su entorno. En la provincia residen 25.740 extranjeros, lo que supone sólo el 1,44% de la población, frente a la media española, que se eleva hasta el 6,4%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 2004