La Unión quiere que sea obligatorio declarar los movimientos de capitales superiores a 10.000 euros

La prevención del blanqueo de capitales y, sobre todo, de la financiación de grupos terroristas ha movido a la Unión Europea a plantearse la necesidad de obligar a todas las personas físicas que salgan o entren de la UE a declarar de forma obligatoria cantidades por encima de los 10.000 euros. Esta medida, en forma de reglamento, será una de las que analizarán los ministros de Economía y Finanzas de la UE, reunidos hoy y mañana en Bruselas.

La mayor parte de las delegaciones consideraban que tal obligación se debía imponer sólo a partir de un movimiento de capitales superior a los 15.000 euros, pero algunos países, España entre ellos, han intentando convencer a sus socios de la Unión de reducir tal cantidad a los 10.000, dado que se ha demostrado ser una cantidad suficiente para llevar a cabo peligrosos atentados terroristas o cualquier otro delito.

Esta obligación de declaración ya existe en España para movimientos de capitales con países no comunitarios y el techo está establecido en el antiguo millón de pesetas. El reglamento europeo (sólo para movimientos de capitales con países que no forman parte de la unión aduanera) está prácticamente ya consensuado a falta de establecer la cantidad definitiva, que rondaría los 10.000 euros, aunque el Reino Unido y Dinamarca han formulado reservas. Las sanciones aplicables al incumplimiento de la declaración obligatoria las fijará cada país.

El alza del precio del petróleo, el cumplimiento de los objetivos de competitividad fijados para 2010 [convertirse en la economía más dinámica, con pleno empleo y un gasto del 3% del PIB en I+D], la apreciación del euro frente al dólar [esta semana pasó la barrera del 1,30] y las primeras negociaciones sobre la financiación de la UE para el septenio 2007-2013 serán otros asuntos a tratar en la reunión de hoy y mañana.

Respecto a este último tema, la Comisión Europea propone limitar las aportaciones de los países ricos a las arcas comunitarias mediante un "mecanismo corrector". Éste se establecería imponiendo un techo del 0,35% del PIB de cada país a partir del cual un país contribuyente podría recuperar una gran parte de lo que le corresponde aportar.

A cambio, la Comisión propone eliminar gradualmente en cuatro años el cheque británico, la cantidad de dinero que el Reino Unido recupera cada año automáticamente y que el pasado año se elevó a 5.200 millones de euros. "España considera intolerable tanto el cheque británico como el mecanismo corrector para todos", explica una fuente diplomática española. Las negociaciones se vislumbran largas y complicadas para un asunto en el que hay derecho de veto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de noviembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50