Apuntes

Las diferencias entre las universidades y el Consell aumentan a causa de la financiación

Los rectores se reúnen esta semana para estudiar medidas ante la falta de respuesta del Consell

Mientras el Presidente de la Generalitat, Francisco Camps, aseguraba la semana pasada en las Cortes que las universidades valencianas eran "las mejor financiadas de toda España", a respuesta de una pregunta de Joan Ribó, portavoz de Esquerra Unida-L'Entesa, los rectores de la Universitat de València y de la Jaume I denunciaban, por separado y ante sus respectivos Claustros, una situación de precariedad y malestar causada por la actitud del Consell en materia financiera.

Tanto Francisco Tomás como Francisco Toledo eligieron el Claustro para exponer una situación crítica ante la falta de respuesta de la Generalitat a sus demandas y ambos renunciaron, por el momento, a la elaboración de los presupuestos de 2005 por falta de base para el cálculo o por falta de condiciones para hacerlo viable. En ambos casos, se denunciaba la falta de un marco financiero "estable y conocido", como señalaba el informe del rector de la Jaume I y se consideraba "el verano" de 2005 un plazo excesivamente largo para contar con ese marco financiero.

"Las universidades no pueden ser engañadas públicamente ni una sola vez más"

El consejero de Empresa y Universidad se refirió recientemente al verano de 2005 como el horizonte para contar con un nuevo modelo de financiación. Pero los gestores universitarios quieren saber a qué atenerse aquí y ahora cuando han de enfrentarse a unos nuevos presupuestos y, para ello, defienden la prórroga mejorada del plan de financiación anterior -vigente hasta diciembre de 2003- que propusieron a la Consejería en junio de 2004.

"Si se tratara de una promesa seria", se decía en el informe de Toledo al claustro, el nuevo modelo "habría de incluir la elaboración entre la Generalitat y las universidades de un nuevo libro blanco del sector". Consecuentemente, "mientras se elabora ese libro blanco y, posteriormente, el nuevo plan plurianual de financiación", el equipo de gobierno de la Jaume I considera "insustituible" prorrogar "el plan anterior con efectos de 1 de enero de 2004". Esta prórroga, en sintonía con el documento consensuado que los rectores, incluido el futuro consejero Justo Nieto, entregaron al entonces consejero de Educación, Esteban González Pons, "ha de corregir, además de la insuficiencia financiera, los desequilibrios financieros que ha provocado el plan de 1999 entre las universidades".

El informe de Toledo era crítico con Nieto, un responsable político en materia universitaria que, "a diferencia de sus predecesores en el cargo, en los casi dos meses y medio que es consejero, todavía no se ha reunido con los rectores". También decía que "no posee ninguna credibilidad la promesa (y van...) de tener un nuevo Plan Plurianual de financiación en seis meses". Las contundencia de las afirmaciones vertidas ante el Claustro de la Jaume I quedaba patente: "Las universidades valencianas no pueden ser engañadas públicamente ni sola una vez más, porque no es inteligente poner de nuevo a prueba su dignidad institucional".

El tono empleado por el equipo de gobierno castellonense, junto a las medidas de presión sugeridas por Francisco Tomás en una sesión claustral en la que algunos comenzaron a hablar de movilizaciones, hace pensar que la reunión de rectores anunciada para esta semana no será de trámite. El tono moderado de la anterior, celebrada el 14 de octubre, no ha cosechado ni siquiera una respuesta a la demanda rectoral de reunirse con Camps. El anuncio de una nueva universidad hecho por Nieto no ha mejorado el clima de entendimiento. En esa tesitura, no es extraño que el responsable de Educación en el PSPV, Miguel Soler, hablara el viernes de "desprecio" a las universidades. Las diferencias con el Consell hacía tiempo que no eran tan notorias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de noviembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50