Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura reforma toda su estructura y aumenta el 24% el presupuesto

En el Departamento de Cultura confían en que en 2005 se empezarán a ver los frutos del trabajo, a veces ingrato, que se ha realizado a lo largo de este año plagado de crisis y de una constante llovizna de críticas. En principio, a la espera de que se presenten de forma oficial las cifras, el presupuesto de Cultura crecerá el 24%, una cantidad considerable que permitirá iniciar nuevos proyectos y apoyar con más fuerza los existentes. Por otra parte, el trabajo más importante se ha realizado en la cocina del departamento, que ha modificado por completo su estructura.

La cúspide la ocupa, como siempre, la consejera, Caterina Mieras, que traza la línea política que seguir. Las estrategias para aplicarla y gestionarla son responsabilidad de la secretaria general de Cultura, Gemma Sendra, en cuya área se incluyen los grandes equipamentos de carácter nacional (Museo Nacional de Arte de Cataluña, Macba, Teatre Nacional, Lliure, Liceo y Auditori), así como las direcciones generales y los institutos, que se coordinan mediante dos grandes consejos de dirección en los que siempre participa el área de servicios técnicos y de recursos.

Las antiguas direcciones generales han reducido en parte sus competencias -la más afectada es la que antes era de Promoción y ahora se denomina de Cooperación, que se centra en la difusión y en la creación de redes territoriales- y, al mismo tiempo, se han creado los nuevos institutos. El Instituto de Creación Artística y Pensamiento Contemporáneo (IAAC) se centra en la promoción de la creación de base más experimental. La creación cultural con vocación comercial tiene su espacio en el Instituto Catalán de Industrias Culturales (ICIC) y de la difusión internacional de la cultura se encarga el Institut Ramon Llull.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de noviembre de 2004