Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU insta a las mujeres y a los niños de Faluya a salir de la ciudad

"Ultimamos preparativos" para el asalto, dice un coronel

Tropas de EE UU sellaron ayer las carreteras y caminos de entrada y salida de Faluya, el bastión de la resistencia suní iraquí. Soldados con altavoces instaron a mujeres y niños a abandonar la ciudad, y una lluvia de panfletos en árabe advirtió a los hombres menores de 45 años de que serán detenidos si intentan entrar o salir del núcleo urbano. "Ultimamos los preparativos" para el asalto, dijo un portavoz militar de EE UU.

El coronel norteamericano Michael Shupp indicó que el ataque a Faluya está pendiente de "las órdenes del primer ministro Ayad Alaui". Tropas iraquíes, bajo mando norteamericano, han tomado posiciones y cerrado el cerco de la ciudad, que se encuentra medio desierta. Fuentes militares de EE UU estiman que en Faluya quedan menos de 60.000 de sus 300.000 habitantes. El resto ha abandonado la ciudad.

Alaui ha amenazado reiteradamente con un asalto total sobre Faluya si sus residentes no entregaban al jordano Abu Musab al Zarqaui, quien supuestamente se ha hecho fuerte en esa localidad. EE UU acusa a Al Zarqaui de ser el dirigente de Al Qaeda en la zona. Según el espionaje estadounidense, el grupo del Jordano es quien planea y ejecuta el secuestro y la decapitación de extranjeros en Irak, así como los ataques suicidas contra las fuerzas ocupantes y los iraquíes que trabajan para ellas.

Faluya sufrió ayer otra noche de bombardeos, aunque no se informó de nuevas víctimas entre la población. A media tarde, sin embargo, un portavoz militar norteamericano reconocía la muerte de un soldado. "Un soldado del tercer Cuerpo de Apoyo murió y otros cinco resultaron heridos en un ataque contra una base de la Fuerza Multinacional próxima a Faluya", indicó el comunicado del Ejército. Los soldados heridos fueron evacuados a un hospital militar en el Campamento Faluya, precisó el texto.

Ayer fue un día especialmente duro para las fuerzas estadounidenses en Irak, que en la madrugada perdieron a tres soldados. Dos marines murieron en enfrentamientos en la provincia de Al Anbar, al oeste de la capital iraquí. La tercera víctima mortal fue un soldado que falleció por el estallido de un artefacto explosivo al paso de su vehículo militar cerca de la ciudad de Balad, al norte de Bagdad.

El secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, se pronunció en contra del asalto a Faluya en una carta dirigida al presidente de EE UU, George Bush, al primer ministro británico, Tony Blair, y al iraquí, Alaui. Según Annan, puede encolerizar aún más a los iraquíes y minar los esfuerzos para la celebración de las elecciones generales, previstas para enero próximo.

Todo apunta a que el ataque será inminente. Según el periodista de la cadena británica BBC, Paul Wood, que acompaña a los marines, se han almacenado en los alrededores de la ciudad "grandes cantidades de municiones de artillería" y se ha acelerado el ritmo del entrenamiento. Añade que la opinión generalizada entre los efectivos estadounidenses es que el asalto es "inevitable". Se ha venido preparado durante semanas de "bombardeos precisos". En el de ayer, según el mando militar, se destruyeron dos construcciones donde "se refugiaban rebeldes" y dos almacenes donde los insurgentes guardaban explosivos, en la zona sureste de Faluya.

Los rebeldes, a su vez, respondieron con disparos de mortero y granadas lanzadas a las tropas de EE UU que cercan la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 2004