Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hamid Karzai, declarado presidente de Afganistán

Las irregularidades no afectaron al resultado de las elecciones del pasado 9 de octubre

Hamid Karzai es ya el primer presidente elegido democráticamente en Afganistán, tras ser proclamado ayer oficialmente vencedor de los comicios celebrados el pasado 9 de octubre, y ocupará la Jefatura del Estado durante los próximos cinco años. El presidente de la Comisión Electoral, Zakim Shah, hizo el anuncio en Kabul en presencia de otros siete miembros de la comisión, formada por una representación afgana y la ONU.

La proclamación de Karzai se ha producido casi un mes después de las elecciones, debido a la lentitud en el recuento y a la necesidad de resolver las numerosas quejas e impugnaciones presentadas por candidatos y observadores. Un comité de tres expertos internacionales, designados por la ONU y la Unión Europea, examinó un centenar de quejas de los candidatos sobre irregularidades en la jornada de votaciones y decidió que "no afectaron al resultado", según Staffan Darnolf, experto electoral sueco que ha formado parte de esta comisión.

La legislación afgana exige ahora un plazo de 30 días hasta que Karzai pueda jurar el cargo y designar un nuevo Gobierno, en el que se espera que haya cambios sustanciales respecto a los gabinetes de concertación que ha encabezado durante sus tres años al frente de la Administración interina. Karzai, de la etnia pastún, la más numerosa de Afganistán, fue nombrado presidente interino en diciembre de 2001 en la Conferencia de Bonn para la Reconstrucción de Afganistán, celebrada un mes después de la caída del régimen talibán. En aquella conferencia se contempló la redacción de una nueva Constitución, que fue aprobada en enero de este año, y la celebración al mismo tiempo de elecciones presidenciales y legislativas antes de finalizar junio de 2004.

Las elecciones fueron retrasadas el verano pasado debido a la falta de medios para celebrarlas y a la inseguridad. La inseguridad persiste pese a la presencia en Afganistán de 18.500 soldados de EE UU, que participan en la operación Libertad Duradera contra el terrorismo, y más de 9.000 de 37 países agrupados en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), con mandato de la ONU y bajo mando del Eurocuerpo, que apoyan al nuevo régimen.

Finalmente, los comicios presidenciales se convocaron para el pasado 9 de octubre y se celebraron en medio de una tranquilidad inesperada con una participación muy alta, mientras los legislativos se retrasaban hasta la próxima primavera.

Según los datos ya oficiales del recuento, de los 8.128.942 votos emitidos, Karzai ha obtenido 4.442.247, un 55,4% de los válidos, más de la mitad, por lo que no es necesario recurrir a una segunda vuelta para decidir el vencedor. Su más directo rival, el tayiko Yunis Qanuni, ha conseguido 1.306.731 votos, un 16,3%. Sayed Husein Alemi Balji, destacado dirigente del grupo de Qanuni, criticó las conclusiones del Comité de Expertos y dijo que "son inaceptables", pero no amenazó con no reconocer los resultados. En tercer lugar ha quedado el hazara Hayi Maohamed Mohaqeq, con un 11,6% de los votos, y en cuarto el uzbeko Abdul Rashid Dostum, con un 10%, mientras los 14 candidatos restantes han conseguido entre todos un 6,9% de sufragios. La participación fue de un 70%, con un 60% de hombres y un 40% de mujeres.

La victoria de Karzai se ha visto empañada por el secuestro hace una semana de tres empleados de la ONU, que ha sido asumido por una facción de los talibanes denominada Ejército de los Musulmanes. Los secuestradores ampliaron ayer el plazo anunciado para asesinar a los rehenes, que vencía ayer, mientras prosiguen las negociaciones con la ONU y el Gobierno afgano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de noviembre de 2004