Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA | Las otras elecciones

Matrimonio para gays, sí o no

Los estadounidenses se pronuncian manaña en 163 referendos

Washington
Además de elegir a su próximo presidente, los estadounidenses tendrán que pronunciarse mañana en referéndum sobre 163 asuntos, algunos fundamentales (el matrimonio homosexual) y otros peregrinos (técnicas de caza de osos)

Preguntarle al pueblo lo que quiere. Cada dos años, cuando se producen elecciones al Congreso, casi cada pueblo, cada condado, cada Estado norteamericano decide dirimir en las urnas una serie de cuestiones que les inquietan. Son los llamados referendos. En el caso de California, votar por John Kerry es una cosa que se da por hecha. Sin embargo, a la vez que los más de 15 millones de votantes registrados en ese Estado den su voto por uno u otro candidato, estarán aprobando o rechazando nada más y nada menos que 16 iniciativas populares. California, el Estado con más población, podría poner en la calle a 26.000 presos; tener el mayor casino de la nación; crear una base de ADN de sospechosos de haber cometidos crímenes o aportar 300 millones de dólares para crear el mayor centro de investigación con células madre. Todo esto y así hasta 16 propuestas deben votar mañana en California.

En 11 Estados se vota la prohibición del matrimonio entre homosexuales

El martes 2 de noviembre se someten a referéndum 163 propuestas en 34 Estados y afectan a temas de tanto calado, y que han tenido un papel predominante durante la campaña, como es el caso del matrimonio entre homosexuales o la prohibición de cazar osos con donuts. Todos esos temas estarán en los colegios electorales a la hora de votar. Y todos deben ser votados allí donde toque. En algunos casos es tal el número de iniciativas que lo que en Europa es una sola papeleta aquí se convierte en un número de papeles nada despreciable, en ocasiones casi un libro.

En 11 Estados se vota mañana si aprobar una enmienda constitucional que prohíba el matrimonio entre homosexuales. Nunca antes en la historia de EE UU tantos votantes habían tenido la oportunidad de expresarse en un solo día sobre un tema tan candente y controvertido. Se espera que la mayoría, si no todos, de los referendos a éste respecto se aprueben a pesar de la fuerte campaña que los grupos a favor de los derechos de los gays están llevando a cabo en lugares como Oregón. La propuesta de este referéndum llegó después de que hace casi un año el Estado de Massachusetts decidiera legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Anticipándose a que pudiera ocurrirles lo mismo en el futuro, seis grupos ciudadanos de otros tantos Estados y legisladores de otros cinco recogieron firmas para que mañana se votara una enmienda constitucional que limite el matrimonio exclusivamente a una unión entre un hombre y una mujer. En Misisipí, Montana y Oregón se vota sólo contra los matrimonios gays. En Arkansas, Georgia, Kentucky, Michigan, Dakota del Norte, Ohio, Oklahoma y Utah se vota también en contra de las uniones civiles, lo que ha generado mayor controversia.

En Arizona, los votantes deben pronunciarse sobre la Proposición 200, una iniciativa que convertiría en delincuentes a los funcionarios que no denunciaran a los inmigrantes indocumentados. Propuestas similares se han planteado, con y sin éxito, en otros Estados, y dejan al descubierto un gigantesco problema sin resolver -la presencia de al menos ocho millones de sin papeles en todo el país- que ninguno de los dos candidatos ha abordado, por otro lado, con seriedad en esta campaña. Se calcula que en Arizona hay de 300.000 a 350.000 inmigrantes indocumentados. La ley ya prohíbe que reciban ayudas, se beneficien de la asistencia social o voten. Pero normas federales exigen que se proporcione a todo el mundo, con o sin papeles, atención sanitaria o policial de emergencia y educación básica.

Investigación con células madre, matrimonios entre homosexuales, inmigración, legalización de la marihuana con fines terapéuticos... y un largo etcétera. Colorado, por ejemplo, decidirá si abandona el sistema del Colegio Electoral que otorga todos sus votos a un solo candidato y coloca sus nueve votos electorales de acuerdo al sistema proporcional de reparto de voto. Si ese referéndum se aprobase contaría ya para esta elección.

En Carolina del Sur, la ley obliga a los bares a vender alcohol en botellas pequeñas. Una enmienda constitucional cambiaría esta ley, que es un verdadero dolor tanto para los dueños de locales como para los consumidores.

Los votantes de Alaska y Maine decidirán si prohíben la práctica de los cazadores de cazar osos usando donuts, miel u otro tipo de comida como señuelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 2004