La ATM propone el 5,5% de subida para el transporte público

El transporte público subirá el 1 de enero. Lo hace cada año, pero la subida de 2005 será superior a la del índice de precios al consumo (IPC). El comité tarifario de la Autoridad del Transporte Metropolitano propuso hace unos días un aumento de los abonos y billetes de en torno al 5,5%. La mayoría de los operadores están de acuerdo en que la subida de este año sea mayor de lo habitual y por encima del IPC. La propuesta definitiva tiene que ser aprobada por el Consejo de Administración de la ATM y el Consell Executiu.

Uno de los principales motivos para subir la tarifa del transporte público por encima del IPC es que ha llegado un punto en el que las aportaciones de las administraciones superan lo que paga el usuario. La cobertura de la tarifa apenas supone el 45% del coste del servicio, considerando los gastos de explotación. El 55% restante procede de los impuestos de los ciudadanos, a través del contrato programa al que aportan fondos los gobiernos central y autónomo, y los municipios.

Una de las medidas analizadas en la sesión del comité fue la reducción del plazo de validez de la T-10 (para 10 viajes), que ahora es de un año. La propuesta inicial era acortarla a tres meses, pero un análisis de la propia ATM entregado a los operadores muestra que esta medida apenas tendría efecto sobre los ingresos. La solución, apuntaron representantes de varias empresas asistentes a la reunión, es reducir su validez a un mes o dejarla como está. Los partidarios de no modificarla aducen que prefieren presionar sobre la elevación de tarifa, si bien lograr las dos cosas (más tarifa y menor tiempo de validez) sería la mejor de las soluciones, aunque también bastante impopular.

Gestión de empresas

La cobertura media de la tarifa (la parte del servicio que paga el usuario) es, según la ATM, del 45%, pero ese porcentaje no es homogéneo. Cada empresa dice tener una cobertura diferente, en función de su gestión y de su historia. Así, Renfe asegura tener una cobertura del 73% si no se contabilizan los gastos financieros y del 68% si se incluyen éstos. Ferrocarrils de la Generalitat tiene una cobertura del 76,1%. El metro llega al 103,2%, pero sin contar las aportaciones públicas para sufragar la deuda histórica de la entidad ni las que van a los planes de pensiones de los empleados. Los autobuses metropolitanos alcanzan el 57,6% y la empresa que gestiona a la vez metro y autobuses (siempre sin contar las aportaciones citadas) se sitúa en el 79,3%.

Algunas de estas cifras no son comparables, porque Ferrocarrils y Renfe actúan sobre un territorio mucho más extenso y menos poblado que el que abarca el metro de Barcelona.

Las cifras del tranvía no son públicas. Los datos disponibles apuntan a que este año, el primero, el déficit será cuantioso. Hasta el punto de que las aportaciones negociadas no se rigen por las mismas normas que las aplicadas al resto de los operadores. La empresa declinó ayer explicar las cifras y un portavoz de la ATM aseguró que las de este año no se harán públicas. No obstante, en algunas reuniones del organismo que gestiona el transporte público se ha señalado que el tranvía no alcanza la cobertura media del conjunto de los operadores (45%). La empresa es compensada con dinero procedente de los impuestos de todos los ciudadanos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción