Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento destinará sus terrenos a construir 6.400 pisos baratos

El municipio cambiará solares públicos por parcelas privadas para hacer pisos baratos

La Concejalía de Urbanismo ha ideado un plan para aumentar su patrimonio de suelo destinado a viviendas baratas. El plan consiste en entregar a promotores privados de suelo 57 parcelas municipales con capacidad para 2.225 viviendas de precio libre (de mercado) y recibir a cambio terrenos para levantar 5.560 pisos baratos. A estas casas de precio protegido se sumarían otras 841 de 24 solares municipales que el Ayuntamiento conservará. En total Urbanismo iniciaría en 2005 la edificación de 6.400 viviendas baratas. La concejalía sostiene que con este cambio la Administración dejará de contribuir al "aumento del precio del suelo". Y asegura que los privados "ni perderán ni ganarán".

El Ayuntamiento tiene suelo público en los nuevos barrios de la periferia -se reserva, por ley, el 10% de todos los desarrollos urbanísticos- y, en menor medida, en zonas más céntricas de la capital. Hasta ahora, lo que hacía Urbanismo era quedarse una serie de parcelas para construir directamente viviendas de precio protegido (mucho más baratas que las de mercado: 120.000 euros un piso de 90 metros) y vender el resto de su lote de suelo a los promotores privados, lo cual le reportaba notables beneficios.

El problema es que esa venta, que se hacía por concurso, contribuía a elevar el precio del suelo -y, a la postre, el de la vivienda-, según admite Beatriz Lobón, gerente de Urbanismo: "Al final, la empresa que más dinero ofrecía al Ayuntamiento era la que se llevaba la parcela. Y luego repercutía ese precio en el comprador del piso".

Por eso, la concejalía dirigida por Pilar Martínez quiere cambiar el modelo a partir de 2005. Los presupuestos de ese año recogen que el municipio dispone de 57 parcelas en las que cabrían 2.225 viviendas de precio libre (de mercado) y 24 parcelas que darían para 841 casas de precio protegido. Estos terrenos, que suman en total 327.200 metros cuadrados de edificabilidad, se encuentran principalmente en los nuevos barrios (la gran mayoría en el ensanche de Vallecas).

Lo que va a hacer Urbanismo es lo siguiente: en lugar de vender esas 57 parcelas a los promotores, se las venderá a la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV), que obviamente pagará mucho menos que aquéllos. "Pagará exactamente lo que vale el suelo, no más", subraya Lobón. Pero la EMV no utilizará esos terrenos para construir en ellos pisos baratos, sino que se los entregará a los promotores y ellos, a cambio, le darán el equivalente en suelo de vivienda protegida (los privados tienen, por ley, la mitad de suelo destinado a libre y la mitad a protegida). "La permuta no será exacta: al ser el suelo para protegida mucho más barato, ellos tendrán que dar 2,5 unidades a cambio de cada una de las nuestras, y eso hará que podamos construir muchas más casas en esos terrenos", precisa la gerente de Urbanismo.

En conclusión, los números quedarán así: a las 841 viviendas baratas que la EMV iba a edificar en cualquier caso en sus 24 parcelas de precio protegido se sumarán ahora otras 5.560 casas en los terrenos permutados con los privados. En total, 6.400.

Eso sí, las empresas promotoras tampoco pierden: si antes tenían la obligación de que la mitad de las viviendas construidas en su suelo fuese de bajo precio, ahora se liberan de parte de esa obligación porque ceden suelo protegido y engrosan, a cambio, su lote de suelo de mercado.

Beatriz Lobón matiza: "Es cierto que recibirán más suelo libre, pero pierden edificabilidad: el número de viviendas que podrán levantar en las parcelas que reciben será muy inferior al que tendrían si hubieran conservado el equivalente en suelo protegido. De todas formas, tomaremos las medidas necesarias, en el momento de la permuta, para que los privados tampoco ganen dinero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de octubre de 2004