Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIOLENCIA EN IRAK

Las autoridades locales deben tener más peso en Irak, según los expertos

Irak debe descentralizarse para evitar su división, aconseja un informe del International Crisis Group (ICG) que hoy se presenta simultáneamente en Bagdad y en Ammán. Esta organización, dedicada a la resolución de conflictos, ha llegado a la conclusión de que la creciente violencia que asola el país amenaza con retrasar las elecciones anunciadas para enero de 2005. Sin embargo, insiste en que se mantengan los comicios a los consejos provinciales y se les dote de verdaderos poderes, sobre todo presupuestarios.

La Ley Administrativa Transitoria, especie de Constitución provisional aprobada el pasado marzo, establece tres votaciones distintas en la cita electoral: para la Asamblea Nacional transitoria (con poderes constituyentes), para los 18 consejos provinciales y para la nueva Asamblea Regional de Kurdistán (sólo en las tres provincias kurdas). "Este apresurado calendario electoral está lejos de ser el ideal si el objetivo es estabilizar el país y generar líderes legítimos y representativos, pero posponer las elecciones sería igualmente una fuente de inestabilidad", advierte el informe del IGC.

Por eso, el ICG recomienda que se dé prioridad a la elección directa de los consejos provinciales "allí donde sea posible y de forma progresiva en el resto de las provincias". El documento, titulado Irak: ¿puede el gobierno local salvar al gobierno central?, reconoce que eso significa que votarán primero las provincias chiíes y kurdas. "Su éxito puede servir de incentivo al resto", aventura. En cualquier caso, los comicios nacionales sólo se llevarán a cabo una vez que estén elegidos todos los consejos.

Refuerzo de los consejos

"En medio del caos actual, sería un paso positivo", estima Andrew Stroehlein, responsable de prensa del ICG. "Reforzar los consejos provinciales con unas elecciones directas y transparentes incrementaría el número de participantes en el nuevo sistema político que se está creando, lo que mejoraría su legitimidad y, sin duda, proporcionaría estabilidad a muchas partes del país", resume Stroehlein.

Eso exige que los órganos elegidos tengan poderes efectivos, en especial en materia presupuestaria. Uno de los problemas que tanto consejos provinciales como municipales han afrontado desde la invasión de abril del año pasado ha sido su falta de acceso directo a los fondos de reconstrucción. Así, a la opacidad con que eran elegidos sus miembros se sumaba su incapacidad para ofrecer mejoras visibles a los ciudadanos.

A ese respecto, el ICG recomienda a "EE UU, el Reino Unido y otros donantes internacionales" que "establezcan un fondo de desarrollo separado, gestionado a través de la Misión de Asistencia de la ONU, para financiar las inversiones prioritarias de infraestructuras de los consejos de distrito, municipales y locales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de octubre de 2004