Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El informe del Ejército del Aire sobre el mal estado de los aviones ni lo conozco ni existe"

El ex ministro negó en el Congreso la existencia de un documento que recibió 24 horas antes

"¿Es cierto que el Ejército del Aire alertó sobre el mal estado de los aviones rusos? Envíenos el informe, si existe. Lo vamos a pedir al amparo del Reglamento de esta Cámara, que ustedes deben atender y cumplir. ¿Es cierto que se realizaron informes sobre las condiciones de seguridad de los aviones alquilados, realizados por pilotos y mecánicos de la base de Zaragoza, como nos han indicado a nosotros militares de esa base, alertando del mal estado de los aviones y de los excesos de horas de las tripulaciones? ¿Le ha llegado al Ministerio de Defensa ese informe? Por favor, envíenoslo. ¿Es cierto o no es cierto?", le interrogó el portavoz del Grupo Socialista, Jesús Caldera, al entonces ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa, en la sesión que celebró la Comisión de Defensa del Congreso el 4 de junio de 2003, nueve días después del accidente aéreo.

"Me pregunta el señor Caldera si conozco el informe del Ejército del Aire sobre el mal estado del avión. No lo conozco ni creo que exista", le respondió Trillo-Figueroa. "El jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire ha declarado públicamente que no ha tenido ninguna queja sobre este avión. El jefe del Estado Mayor de la Defensa lo ha dicho y lo ha reiterado en nombre propio y de los estados mayores. Sobre este avión, señoría, no ha habido ni antes ni después ninguna queja".

"Hay una cosa muy seria, señor Trillo", le contestó Caldera. "Ha dicho usted que no sabe, 'no conozco y creo que no existen esos informes del Ejército del Aire'. Es muy serio. Yo le emplazo, los vamos a pedir oficialmente. No puede ignorar usted si hay un informe que habla de las deficiencias de ese tipo de aviones. Es esencial saber esto".

"Señor Caldera", replicó Trillo-Figueroa, "¿de dónde saca usted que hay un informe del Ejército del Aire sobre el Yak-42? [...] No me venga con informes supuestos del Ejército del Aire cuando está nada menos que empeñada la palabra del jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire y del Jemad: no existe ningún informe sobre los Yak-42. No dejemos esa sombra de duda".

Sin embargo, el informe por el que preguntaba Caldera existía y el entonces ministro lo tenía en su poder. En esta página (arriba a la derecha) se reproduce una nota informativa del Estado Mayor Conjunto, titulada "Quejas del Ejército del Aire sobre aviones de carga Il 76 empleados en diversos vuelos de sostenimiento a Afganistán". Su objetivo era informar sobre el documento elborado por el Mando Aéreo de Levante [con sede en la base de Zaragoza] y remitido por el JEMA [Jefe de Estado Mayor del Aire] al JEMAD [Jefe del Estado Mayor de la Defensa]".

Envío erróneo

La nota explica que "este informe, a pesar de estar fechado el día 10 de marzo de 2003 [dos meses y medio antes del accidente] y posiblemente debido a una deficiencia en el encaminamiento del documento [se remitió al Centro de Conducción de Operaciones de la Defensa, Cecod, ubicado en el Ministerio de Defensa, en vez hacerlo al Estado Mayor Conjunto], no tuvo entrada oficial en este EMACON hasta el día 3 de junio".

El documento detallaba "quejas sobre la seguridad y confortabilidad" de los aviones rusos. "En relación con la seguridad, se informa de la falta de algún cinturón de seguridad en los asientos y que la estiba y atado de la carga es insuficiente", explicaba.

El último párrafo de la nota señala: "Esta información se remitió por mensaje al DIGABTEMINISDEF [Director del Gabinete Técnico del Ministro de Defensa] de fecha 3 de junio de 2003, antes de la comparecencia del MINISDEF [Ministro de Defensa] ante la Comisión de Defensa del Congreso".

En consecuencia, Trillo-Figueroa lo recibió 24 horas antes de acudir al Congreso. El ex ministro jugó con las palabras: Caldera le preguntó por un informe sobre el "mal estado de los aviones rusos" e insistió en su réplica en que se refería a quejas sobre "ese tipo de aviones".

Trillo-Figueroa le contestó que no había ningún informe sobre "ese tipo de avión" y, en su intervención final, ya sin posible réplica de Caldera, le reprochó que inventara la existencia de un informe "sobre el Yak-42".

Efectivamente, el informe no era sobre el Yak-42, sino sobre el Ilyushin 76, un avión ruso, como decía el portavoz socialista.

Aunque lo tenía en su poder desde el 3 de junio de 2003, el Ministerio de Defensa nunca lo remitió al Congreso, a pesar de que envió toneladas de documentos sobre el caso Yak-42.

Por cierto, también había una queja sobre el Yak-42. La envió el comandante del buque Galicia el 13 de mayo de 2003, 23 días antes del accidente y 26 antes de la comparecencia parlamentaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de octubre de 2004