Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trillo fue advertido "casi con toda seguridad" del "alto riesgo" de volar en aparatos ex soviéticos

El informe del servicio secreto del Ejército se elevó "a la Superioridad" antes del accidente del Yak-42

El informe del servicio secreto del Ejército de Tierra que advertía, casi un mes antes del accidente del Yak-42, de que se estaban "corriendo altos riesgos al transportar personal en aviones de carga de la antigua URSS" fue elevado con anterioridad al siniestro al Estado Mayor de la Defensa y "casi con toda seguridad" al entonces ministro Federico Trillo-Figueroa. Así lo concluye la indagación que el actual ministro de Defensa, José Bono, encargó al jefe del Estado Mayor de la Defensa, general de Ejército Félix Sanz Roldán, sobre la existencia y destinatarios de este documento secreto.

EL PAÍS publicó el pasado 28 de junio un amplio extracto del informe que el Centro de Inteligencia y Seguridad del Ejército de Tierra (CISET) elaboró en abril de 2003, tras una visita de inspección al contingente español en Afganistán, el mismo al que pertenecían la mayoría de los 62 militares que murieron el 26 de mayo de aquel año en Trabzon (Turquía) cuando volvían a España.

El documento, clasificado como reservado según la Ley de Secretos Oficiales, incluía en sus conclusiones una severa advertencia: "Se están corriendo altos riesgos al transportar personal en aviones de carga de la antigua URSS. Su mantenimiento es como mínimo muy dudoso".

Por ello, recomendaba: "En la medida de lo posible, se debería realizar (el transporte de personal al teatro de operaciones) con aviones de pasajeros contratados (chárter) o por líneas regulares que proporcionan el servicio según la cantidad de personal".

Indagación interna

A raíz de esta noticia, el ministro José Bono encargó al jefe del Estado Mayor de la Defensa una indagación. Su resultado se refleja en una nota informativa, fechada el 30 de junio de este año, que se reproduce en esta página (documento de la izquierda).

El general Sanz, según la nota, "mantuvo una conversación con el anterior jefe del Estado Mayor del Ejército GE [General de Ejército] Luis Alejandre Sintes, en presencia del JEME [Jefe del Estado Mayor del Ejército] actual GE José Antonio García González". "Ambos ratificaron", explica, "la existencia del citado informe". Pero "la cuestión verdaderamente importante", agrega, "era determinar si ese informe había sido posteriormente elevado a la Superioridad y en qué fecha, si anterior o posterior al 26 de mayo, fecha del accidente".

"Ambos Generales afirmaron que había sido cursado, en fechas próximas a su elaboración (28 de abril de 2003), al Estado Mayor de la Defensa y que 'casi con toda seguridad' se había cursado al Sr. Ministro", concluye la nota.

La existencia de este informe fue revelada por vez primera por EL PAÍS el pasado 18 de febrero. Ese día, Defensa difundió una nota de desmentido en la que aseguraba que "ni el Estado Mayor de la Defensa, ni el Estado Mayor Conjunto han tenido ningún otro informe que aquellos que trasladó por completo el ministro de Defensa al Congreso".

El secretario general de Política de Defensa, Javier Jiménez-Ugarte, calificó de "inexistente" dicho informe en una carta a las familias de las víctimas y atribuyó la noticia al "periodo electoral". Finalmente, Defensa reconoció su existencia y alegó que coincidía con un "parte de incidencia" enviado al Congreso. Dicho parte no incluía las advertencias sobre el riesgo de los vuelos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de octubre de 2004