Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Apuntes

Un brindis por la ciencia

La Universitat de València impulsa un 'Bar de les Ciències', en línea con una tendencia en alza

Que la ciencia puede ser divertida y estimulante para el gran y pequeño público es algo que han demostrado con suma fortuna los buenos museos de las ciencias. Pero no hasta el punto de tratar de divulgarla junto a la barra de un bar, práctica muy común y extendida de siempre en otros ámbitos culturales. La tendencia ha cambiado en los últimos años y en 2004 publicaciones tan prestigiosas y serias como Nature y The Scientist han dedicado páginas a la nueva cultura de los cafés científicos.

En España, la Universitat de València ha sido una de las primeras instituciones, sino la primera, en tomar la iniciativa en este camino apenas explorado. En www.cafescientifique.org se muestra la geografía mundial de los cafés científicos y se puede comprobar el gran hueco que hay en la Península Ibérica.

Un reciente editorial de 'Nature' daba la bienvenida al ascenso de la cultura del café

El ascenso de la cultura del café, titulaba Nature en un editorial de mayo. Allí aseguraba que una salida nocturna a un bar "puede ser mucho más divertida" si además adquieres algo de ciencia. "Esta es la lección de un movimiento creciente cuyo carácter puede ser local, pero su alcance es potencialmente global", se podía leer en la reputada revista científica, que añadía una virtud de estas citas en el bar: un bajo costo frente a su alcance y beneficios potenciales.

Sustancialmente, como señalaba The Scientist, se trata de "debates científicos informales". Siguiendo la estela de esta tendencia en alza, y dentro de la Setmana de la Ciència que celebrará a partir del 2 de noviembre, la Universitat de València estrenará en esa línea un Bar de les ciències que ya tiene marcadas dos citas. El día 4 de noviembre se tratará de responder a una vieja y conocida pregunta: ¿Què fou primer, l'ou o la gallina? Intervendrán dos investigadores valencianos, Juli Peretó y Andrés Moya, y otros tantos catalanes, Jaume Bertranpetit y Lluís Ribas de Pouplana. Biólogos de formación, todos ellos estudian de una forma u otra el origen de la vida y la mayoría son genetistas. Será en el jazz café La Linterna, contará con el periodista Manolo Jardí en el papel de animador-moderador y habrá música en directo creada para la ocasión por el grupo catalán Lifetime. El segundo bar de las ciencias, previsto para el día 24, llevará por título La paella trasgénica, sugerente punto de partida para debatir sobre la alimentación.

Tendrá como invitados a los profesores Pere Castells, Jaume Fàbrega, Daniel Ramon y Fernando Sapiña. Actuará como moderador el periodista Emili Piera y el grupo Aina será el encargado de poner la banda sonora del evento, con una selección de "música gastronómica".

Con estas actividades se quiere "hacer posible el verdadero diálogo entre la ciencia y la sociedad", explica Soledad Rubio, directora del Gabinete de Política Científica en la Universitat y responsable de su Setmana de la Ciència. "El bar de las ciencias", concreta Rubio, "es una actividad donde realmente el público puede plantear a los científicos, cara a cara, aquellas cuestiones que le inquietan o por las que siente curiosidad, en un ambiente distendido y propicio al diálogo".

En países como Francia y el Reino Unido pueden llegar a programarse en un año hasta setenta eventos de estas características, según informaba Nature. El formato de estas sesiones, en las que se busca el dinamismo y la participación más que una audiencia tumultuosa, puede variar, incluyendo videconferencias. A veces, los mismos científicos pueden invitar a colegas de diferentes países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de octubre de 2004