Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un documental desvela el silencio cómplice de Pío XII con los nazis

'La noche temática', en La 2, analiza la actitud del Papa en el genocidio

Silencio cómplice con los nazis. Así definen muchos testimonios la actitud de Pío XII frente al exterminio de judíos y la persecución de católicos durante la II Guerra Mundial. Tema debatido durante décadas, el documental 'El Papa, los judíos y los nazis', que emite hoy La noche temática (24.00, La 2), ofrece pocas dudas sobre la pasividad del Vaticano frente a la barbarie de los nazis entre 1939 y 1945.

Jan Karski era un joven católico que fue utilizado como correo por la resistencia polaca para informar sobre la situación de los judíos en el gueto de Varsovia. Casi 60 años después, sus declaraciones resultan estremecedoras sobre la inhibición del Vaticano y de la jerarquía católica frente a las atrocidades que los nazis estaban cometiendo en la capital polaca. Tras jugarse la vida en aquella difícil misión, Karski informó al Gobierno polaco en el exilio del genocidio que se estaba cometiendo. La información llegó a Pío XII, que, según Karski, se negó a condenar los hechos y a protestar ante las autoridades nazis.

Calificativos como "un juguete en manos de los alemanes" o preguntas al aire como "¿qué tipo de vicario de Cristo era que no ayudó a salvar a la gente?" se repiten en boca de judíos y de católicos represaliados por secuaces de Hitler a lo largo de esta producción británica de 1996, dirigida por Jonathan Lewis. Tanto desde Polonia como desde Checoslovaquia, países con mayorías católicas, se lanzaron angustiosos llamamientos contra la represión. Porque si bien las dimensiones del genocidio de los judíos no tienen parangón, el nacionalsocialismo persiguió a todos aquellos católicos que, en nombre de su moral y de sus ideas democráticas, se opusieron al régimen de Hitler. De hecho, un grupo de sacerdotes católicos fue internado en Dachau, al sur de Alemania, en los comienzos de la época nazi.

La defensa que esgrime el poder vaticano, al valorar con la perspectiva del tiempo el papel de Pío XII, se limita al argumento de que el Papa pretendía evitar males mayores, nuevas represalias, si alzaba la voz contra los alemanes. Sin embargo, Withold Zlotnicki, de la resistencia, resume a la perfección el sentir de muchos polacos: "Queríamos una palabra fuerte y definida. 'Estoy con vosotros'. No la obtuvimos, y ésa fue la gran tragedia".

Y a propósito de tragedia, la que vivieron los militares alemanes que conspiraron contra Hitler a partir de 1943. "No podremos mirar a los extranjeros a los ojos si no nos deshacemos nosotros de ese monstruo", confiesa un alto oficial alemán en este documental, titulado El atentado contra Hitler: la hora de los oficiales. Producido por la cadena pública ZDF, este magnífico trabajo incluye fragmentos de películas, imágenes de archivo y testimonios y reconstruye en especial el atentado del 20 de julio de 1944, en el que Hitler resultó casi milagrosamente ileso. En definitiva, un documental que muestra que muchos alemanes también lucharon contra el tirano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 2004