Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La industria del calzado lleva a China un mensaje de seguridad jurídica

Rafael Calvo, presidente de la Federación de Industriales del Calzado de España (FICE), anunció ayer su intención de trasladar a los fabricante de calzado chinos la garantía que supone el ordenamiento jurídico para salvaguardar sus negocios en España. Calvo tiene previsto acudir a la cumbre mundial del calzado, que se celebrará la próxima semana en Taipei, capital de Taiwan, en el seno de la delegación europea que asistirá al evento.

Uno de los objetivos del viaje del presidente de la patronal española del calzado es "explicar personalmente" a los representantes chinos "los hechos sucedidos en el polígono de Carrús de Elche, eximiendo de responsabilidades al sector del calzado y circunscribiendo los incidentes a un problema puntual de orden público", según fuentes de la patronal. Calvo también quiere explicar a la delegación china cómo en dicho polígono "hay unos que cumplen la ley y otros que no".

Existe la posibilidad de que la delegación china no asista a la cumbre del calzado en Taipei debido a las tensas relaciones políticas entre ambos estados. En todo caso, Calvo ha redactado una misiva que espera trasladar personalmente a Pekin o entregar al presidente europeo de la patronal del calzado para que los haga en la que deja patente el rechazo del sector español a los hechos violentos acaecidos en el polígono del Carrús y "protagonizados por elementos incontrolados, que serán castigados por los jueces".

Abismo

Del mismo modo, Calvo espera poder poner sobre la mesa "las diferencias tan abismales que existen en las relaciones comerciales entre ambos países", con unas exportaciones españolas a China durante el año pasado de 55.000 pares frente a unas importaciones de 62 millones durante el año pasado.

La patronal del calzado estima que las importaciones españolas desde China alcanzan prácticamente en el primer semestre de 2004 el volumen acumulado durante todo el año pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 2004