Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los afectados por VIH piden que se ponga fin a las discriminaciones que sufren

La presidenta de la Coordinadora Estatal de VIH-SIDA, María José Fuster, denunció ayer la vulneración de los derechos fundamentales de las personas con el virus VIH, un colectivo formado entre 120.000 y 150.000 personas en España y que cada año aumenta entre 2.000 y 4.000 infectados, según datos del ministerio de Sanidad. Fuster hizo estas declaraciones en la inauguración del segundo Congreso Nacional de CESIDA, que hoy concluye en Valencia y que pretende analizar la gestión de la entidad a lo largo de sus dos años de existencia y debatir, entre las más de 50 organizaciones que forman CESIDA, cuáles son los siguientes pasos a seguir

La presidenta de la coordinadora aseguró que su objetivo es buscar una sociedad "donde no haya una vulneración de los derechos de las personas que vivimos con el virus del VIH". Fuster puso el ejemplo de la exclusión de muchos seropositivos en los trasplantes de órganos o su imposibilidad a acceder a técnicas como la reproducción asistida o el lavado de semen -cribado para filtrar el virus y evitar una infección del feto- en parejas con el hombre seropositivo. "También se dan muchas otras situaciones de discriminación que afectan a poblaciones en riesgo de exclusión como los derechos de las personas que ejercen la prostitución, de las que consumen drogas, de los inmigrantes, o de las mujeres como colectivo con una vulnerabilidad especial", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 2004