Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Terroristas

Sí, lo afirmo rotundamente: son terroristas, que actúan para infundir miedo y crear angustia interior; es la señal más clara de que la razón no los asiste. Actúan además como los cobardes, que se esconden bajo unas siglas o, como estos días (19 de octubre) ha sucedido, ocultan su persona bajo un pasamontañas.

Ha ocurrido en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Barcelona. Ocho jóvenes con la cara cubierta, como los eta-rras (y en eso son como ellos), han llenado de pintadas y de carteles los alrededores del aula, donde el profesor Francisco Caja, presidente de Convivencia Cívica Catalana, impartía su clase. Y no sólo eso, sino que luego, después de fotografíar "el cuerpo del delito", han destrozado la puerta de su despacho, clavando dos barras e inutilizando la cerradura con silicona. Al doctor Caja le acusan, además de ser el responsable de haber impugnado los reglamentos de las universidades Rovira i Virgili y de la Pompeu Fabra, de haber propiciado la visita a Cataluña de anticatalanes (palabra-muletilla, cuando no hay argumentos ni razones) como Alejo Vidal-Quadras, Fernando Savater y Gotzone Mora. Resulta chocante que quienes actúan como los "muchachos" de los Fasci di Combattimento llamen feixista al señor Caja ¿Saben estos "chicos" lo que decía Mussolini en el periódico Popolo d'Italia que él mismo fundó?: "Ante todo, declaramos de nuevo que la violencia no es para los fascistas un capricho o un deliberado propósito. Es una necesidad quirúrgica, una dolorosa necesidad". Le llamáis además "enemigo de Cataluña" y "enemigo del catalanismo": lo mismo que hacía el Duce en Italia: hacer patria por encima de todos los convencionalismos y por cualquier medio, pero sobre todo sembrando el terror. Se han inventado una patria, olvidando que estamos en España y que hay libertad para elegir el lugar donde uno quiere vivir. Por eso, resulta grotesco el Fot el camp que aparece en una de las pintadas.

Quiero decirles a estos "patriotas de pacotilla" que no se escon-dan, que aprendan a luchar por las vías democráticas y a cara descubierta. Este episodio me ha recordado las palabras de Hitler: "Un partido que lucha fanáticamente por un orden nuevo tiene derecho a servirse de todos los medios, incluso los más brutales". Los nazis actuaban así: atacaban las casas de los judíos, las llenaban de pintadas, rompían los escaparates de sus comercios, etcétera, para luego gasearlos en los campos de concentración. Que sepa el señor Caja, un hombre generoso y honrado, que hay mucha gente que está con él, que conoce bien su lucha contra la injusticia y su modo de proceder absolutamente altruista. Así que, ¡adelante profesor Caja! El que resiste gana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de octubre de 2004