LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA | La campaña

La esposa de Kerry se ve obligada a pedir disculpas a Laura Bush

Teresa Heinz dijo que la primera dama nunca había tenido "un trabajo de verdad"

Teresa Heinz-Kerry, esposa del candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, pidió disculpas a Laura Bush por unas declaraciones en las que sugería que la mujer del presidente "nunca ha tenido un trabajo de verdad". A través de un portavoz, Laura Bush restó importancia a la polémica y aseguró que nunca se sintió ofendida por el comentario. Sin embargo, el equipo de campaña del presidente aprovechó el desliz para arremeter contra Kerry.

Más información

Hace unas semanas, la revista Newsweek recogía el miedo de los estrategas demócratas a que Teresa Heinz-Kerry desperdicie ocasiones para guardar silencio; la esposa del candidato demócrata, según uno de ellos, "tiene más peligro que una bala perdida". Heinz-Kerry es una mujer sincera, espontánea, cultivada, con opiniones profundas y ganas de expresarlas. Y así lo hizo el miércoles en una entrevista con el diario USA Today.

Ante una pregunta sobre sus diferencias con Laura Bush, Teresa Heinz-Kerry respondió: "No conozco a Laura Bush. Pero parece una mujer tranquila, y tiene un brillo en su mirada, lo que es bueno. Pero no me consta que haya tenido alguna vez un trabajo de verdad, quiero decir, desde que es adulta. Así que su experiencia y sus principios se basan en cosas importantes, pero distintas a las mías". La esposa del presidente trabajó como profesora y bibliotecaria durante 10 años.

Inmediatamente después, la estratega electoral de Bush, Karen Hughes, acusó a la mujer de Kerry de realizar un "comentario desafortunado para establecer una separación entre las mujeres que trabajan en casa y las que trabajan fuera de casa". Teresa Heinz Kerry publicó horas después una nota de disculpa en la que lamentaba "haber olvidado" que Laura Bush trabajó entre 1968 y 1977. "Y no hay un trabajo más importante que el de enseñar a nuestros niños". La mujer de Kerry trató de hablar con Laura Bush, pero no fue posible; fuentes cercanas a la primera dama aseguran que no se sintió ofendida y no creía necesaria una disculpa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 21 de octubre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50