Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simancas critica el modo de repartir subvenciones a ONG dedicadas a la educación sexual

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Rafael Simancas, acusó ayer a Esperanza Aguirre y a su Gobierno de situarse ideológicamente en el "confesionalismo talibán y en el ultraderechismo más rancio al subvencionar asociaciones que igualan el aborto al terrorismo y la homosexualidad a la anormalidad". Simancas realizó estas declaraciones después de que se hiciera público que la Consejería de Educación subvenciona con 11.000 euros a una asociación llamada No más Silencio, que aconseja alcanzar el perdón de Dios para evitar el síndrome posaborto (véase EL PAÍS del 16 de octubre de 2004). Simancas fue más allá, y aseguró que No más Silencio compara el aborto con un acto terrorista, considera que una mujer que ha abortado se convertirá en alcohólica y drogadicta y, apelando a argumentos seudocientíficos, sostiene que las mujeres que abortan tienen más posibilidades de desarrollar un cáncer. Para el secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), estas aseveraciones "son delirantes".

Según el PSOE, el consejero de Educación, Luis Peral, también ha concedido una ayuda de 120.000 euros a la fundación Solidaridad Humana, que imparte cursos de orientación sexual a niños y jóvenes en los centros de enseñanza de la Comunidad de Madrid en los que promueve la abstinencia sexual como método anticonceptivo y sostiene que practicar sexo con preservativos produce secuelas psicológicas y emocionales.

Premio Juventud

Simancas puso también como ejemplo la asociación Adevida, que rechaza los métodos anticonceptivos e iguala el aborto con el troceamiento literal de niños y niñas. Por último, el líder socialista denunció que la Comunidad de Madrid haya otorgado el premio Juventud 2004 a la asociación Hazte Oír, que, según los socialistas, considera que Unicef y Cruz Roja son entidades que promueven el asesinato de niños y que "leer EL PAÍS produce secuelas psicológicas", según la página web de esta asociación.

Por su parte, el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Antonio Beteta, aseguró que Rafael Simancas, "se convierte en un fascista" por "querer eliminar y erradicar a una parte de la sociedad". Beteta tachó a Simancas de realizar unas declaraciones "típicamente fascistas y maniqueas", ya que, según dijo, el Ejecutivo autónomo subvencionará este año a 207 colectivos que "cubren todo el espectro ideológico", ya que algunas, como Planificación Familiar, "defienden que el mejor método anticonceptivo es el aborto" y otras "están ligadas a las Juventudes Comunistas".

Beteta afirmó que el Ejecutivo regional "no controla ni supervisa" las páginas web de las asociaciones a las que subvenciona, y aseguró que no tiene por qué hacerlo, ya que eso supondría "coartar la libertad de expresión" de estos colectivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de octubre de 2004