Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo confirma la pena de siete años de cárcel a Vera por los fondos reservados

El Tribunal Supremo ha mantenido íntegramente la pena de siete años de prisión impuesta al ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera, por un delito continuado de malversación de fondos públicos, por el caso de los fondos reservados del Ministerio del Interior, según fuentes del alto tribunal. La sentencia fue firmada ayer y hoy será notificada a las partes. El alto tribunal mantiene las mismas condenas de seis años de prisión para el ex director general de la Policía José María Rodríguez Colorado y de cuatro años para el ex director de la Seguridad del Estado Julián Sancristóbal.

La sentencia absuelve al ex jefe de la lucha antiterrorista Francisco Álvarez y al ex gobernador civil de Vizcaya Iñaki López de las penas de 11 y 10 meses, respectivamente, que les fueron impuestas. También mantiene la absolución del ex ministro del Interior José Luis Corcuera, que había sido impugnada por la representación del empresario José María Ruiz-Mateos.

El tribunal mantuvo en la mañana de ayer la última deliberación, en la que se rechazó la posibilidad de reducir la pena a Vera, pese a haber sido condenado con anterioridad en el caso Marey por delito de malversación continuada.

Ese problema ya fue planteado en la sentencia de la Sección Quinta de la Audiencia de Madrid, puesto que Vera entregó dinero a Sancristóbal para el secuestro de Segundo Marey, pero aquella malversación se penó conjuntamente (en concurso medial) con el delito de secuestro, sin que se pueda saber qué parte de los 10 años de prisión que le impusieron por el caso Marey correspondía al delito de malversación. Por eso, aunque la Audiencia Provincial dijo que las penas que Vera merecía eran el máximo de ocho años de prisión, le impuso siete en atención a esa circunstancia.

El Tribunal Supremo, sin embargo, se ha negado a reducir más la pena pese a que se estudió alguna "compensación" por dilaciones judiciales -el sumario se remonta a 1994- o por haber estado los imputados más de cuatro años sin haber tenido vista de las actuaciones.

"Juicio paralelo"

Tampoco ha tenido en cuenta el argumento esgrimido por el abogado defensor de Vera, Manuel Cobo del Rosal, para que se declarase nulo el juicio por haber sufrido Vera un "juicio paralelo" en algunos medios de comunicación. La gravedad de las penas impuestas acarrea el ingreso en prisión al menos de Vera y Rodríguez Colorado, ya que, dada su cuantía, la Audiencia Provincial previsiblemente no dejará la sentencia en suspenso mientras se tramite un eventual indulto. El Tribunal Constitucional tampoco suele dejar en suspenso la condena mientras estudia un recurso de amparo cuando las penas impuestas superan los cinco años. Sólo un nuevo indulto del Gobierno impediría que Vera cumpla la totalidad de la condena.

La sentencia de la Audiencia Provincial, ahora confirmada por el Supremo, declaró probado que Vera "dio dinero a todo el mundo": a [el ex director de la Guardia Civil Luis] Roldán, 393 millones de pesetas; a Sancristóbal, al menos 89 millones, a Álvarez, 15 millones, y a Iñaki López, siete". Además, declaró que Vera "desvió una importantísima cantidad de dinero de fondos reservados a la adquisición y mejora de inmuebles y fincas" que "superaron con mucho los 141 millones de pesetas".

También confirma el Supremo que Rodríguez Colorado, condenado a seis años de prisión, se lucró de los cheques de cinco millones ingresados periódicamente en una cuenta del fallecido vicepresidente del Real Madrid Mariano Jaquotot, y que le que fueron entregados por éste. También se mantiene la condena de cuatro años de prisión a Julián Sancristóbal, que sustrajo una cantidad mínima de 131 millones de pesetas, aunque devolvió 66 millones.

La absolución de Francisco Álvarez e Iñaki López, condenados por recibir gratificaciones por su trabajo en la lucha contra ETA, se debe a que el Supremo no considera que esta conducta integre el delito de malversación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de octubre de 2004