Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Sevilla negociará la ubicación de viviendas en La Cartuja con los empresarios

Urbanismo considera "ineludible" la construcción de casas en el antiguo recinto de la Expo

La isla de La Cartuja tendrá "ineludiblemente" viviendas. El delegado municipal de Urbanismo de Sevilla, Emilio Carrillo, descartó ayer cualquier posibilidad de que el documento definitivo del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de marcha atrás en la intención de dotar de usos residenciales a lo que fue el recinto de la Expo 92, a pesar de que los empresarios del parque tecnológico Cartuja 93 han presentado alegaciones al PGOU en contra de los planes del equipo de gobierno. Carrillo, no obstante, se mostró dispuesto a "negociar" la ubicación de los pisos.

La construcción de viviendas en la isla de La Cartuja no es, según el delegado de Urbanismo, un proyecto más del PGOU, sino uno de los estandartes del "modelo de ciudad" al que aspira el gobierno. "Lo que pretendemos es la plena integración de la isla en la vida de la ciudad y eso significa que se van a construir viviendas", aseguró el concejal, quien insistió en que el gobierno apuesta por darle vida a La Cartuja "las 24 horas al día y los siete días de la semana" para acabar con el "páramo muerto" en el que, según Carrillo, se convierte ahora el parque entre el viernes por la tarde y el lunes por la mañana.

Los empresarios del parque tecnológico han presentado alegaciones contra el documento de aprobación inicial del PGOU, que contempla la construcción en la avenida Carlos III de La Cartuja de 968 viviendas protegidas, reservadas para jóvenes, tercera edad e investigadores del parque tecnológico. Carrillo aseguró ayer que las alegaciones van a ser "muy bien vistas", pero adelantó que los pisos de La Cartuja no van a desaparecer de los planos del PGOU.

No obstante, el edil se mostró dispuesto a "negociar" la ubicación de las viviendas y el reparto de las hectáreas destinadas a cada actividad. El PGOU prevé ampliar en un 20% los 350.000 metros cuadrados que actualmente tiene el parque tecnológico, lo que supondría que alrededor de 400.000 metros cuadrados de la isla se destinarán a actividades económicas, frente a los 100.000 reservados para "usos habitacionales". Las alegaciones de los empresarios no variarán mucho este reparto, pero sí que pueden abrir la puerta, según Carrillo, a que se intercambien algunos de los suelos destinados para cada cosa.

Los empresarios se oponen a que el PGOU reserve para la ampliación del parque tecnológico parcelas en las que no se podrá construir nada hasta dentro de cuatro o cinco años, en vez de suelos libres en los que las obras podrían empezar nada más aprobarse el PGOU. El concejal de Urbanismo dio ayer la razón a los empresarios y se mostró a favor de revisar este reparto.

El periodo de presentación de alegaciones al plan general acaba el viernes y son muchos los particulares y las asociaciones que apuran los últimos días para registrar sus quejas. Entre los proyectos que van a recibir la oposición de los vecinos se encuentra la construcción de una torre de 10 plantas en el antiguo cuartel de Ingenieros de la avenida de la Borbolla. Carrillo animó ayer a los vecinos del barrio del Porvenir, en el que predominan las casas bajas, a que presenten sus alegaciones, que "serán tenidas muy en cuenta". "La clave está en el interés general. Si no los cumple, no nos va a temblar el pulso para cambiar el PGOU".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de octubre de 2004