Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de San Fernando secundan de forma masiva la huelga de solidaridad con los astilleros

Los trabajadores otorgan un "diez" a la población por el respaldo a sus reivindicaciones

"Le doy a todos un diez". El presidente del comité de empresa de Izar en San Fernando (Cádiz), Francisco Fernández Lucas, otorgó ayer a los vecinos de su ciudad la nota más alta por haber secundado de forma masiva la convocatoria de huelga general en solidaridad con los trabajadores del astillero de este municipio. Los empleados de Izar reclaman la supervivencia de su factoría frente a las intenciones de cierre o privatización. Los comercios y empresas no abrieron sus puertas, los niños no acudieron al colegio y, salvo en algunas pequeñas obras de construcción, el trabajo de los piquetes informativos se limitó tan sólo a comprobar que ayer, en el municipio gaditano (88.500 habitantes), todo estaba cerrado.

A las 7.00 de ayer, los operarios del astillero isleño cambiaron los habituales cortes de carretera y de la vía del tren por un recorrido por las calles de la ciudad. Acababa de amanecer y la ciudad estaba en silencio. Dos horas más tarde, la imagen era la misma. Al paso de los trabajadores, todo eran rejas echadas, puertas cerradas y, en algunos comercios, carteles con el lema "Bazán no se cierra. Huelga general". A las 9.00, los responsables del comité ya estaban convencidos del éxito de la convocatoria.

El silencio de ese solitario paseo de los piquetes era roto, de vez en cuando, con la explosión de varios petardos y bengalas. En el Parque Comercial Bahía Sur o San Fernando Plaza, las grandes superficies comerciales de la ciudad, apenas había coches en los aparcamientos y todas las tiendas estaban completamente vacías. Los trabajadores sólo encontraron alguna actividad en la estación de Renfe, empresa que ayer también vivía su propia jornada de huelga, y en pequeñas obras de construcción, en las que permanecían albañiles y pintores. "Salid de ahí, que por un día no pasa nada", gritó uno de los empleados de Izar.

Los piquetes llegaron a entrar en algunas de estas obras para instar a sus empleados a abandonar el tajo. Consiguieron su propósito sin apenas resistencia de los encargados. El presidente del comité de San Fernando se felicitó de la tranquilidad de la convocatoria: "No ha habido incidentes de gravedad, hemos demostrado que podemos ser pacíficos". Una actitud que, según cree, puede cambiar a partir de la semana que viene. "Si siguen presionándonos con el cierre, no podremos responder de lo que ocurra en este pueblo", aseguró Fernández Lucas.

Al mediodía, la mayor parte de los trabajadores que vigilaban el seguimiento de la huelga se disgregó para marchar al Ayuntamiento, donde se convocó una concentración. Otros trabajadores prosiguieron su recorrido, aunque con menor atención. Dejaron atrás algunos bares abiertos y las instalaciones de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), que ayer seguían funcionando. Taxis y autobuses sólo cumplieron servicios mínimos. A la una del mediodía, un millar de personas se había concentrado frente al Consistorio. Allí, los trabajadores recibieron el apoyo de la Corporación local. El alcalde, el andalucista Antonio Moreno, agradeció el apoyo de la ciudadanía a esta huelga, que él mismo había respaldado en un bando.

Los trabajadores de Puerto Real y Cádiz también se quisieron solidarizar con sus compañeros de San Fernando. Optaron por no salir a la calle, a pesar de ser jornada de paro nacional "para no robar protagonismo" al seguimiento de la huelga general.

En Sevilla, los trabajadores acudieron a la Diputación, donde todos los grupos políticos habían suscrito una declaración institucional para rechazar el cierre del astillero y reclamar el mantenimiento de los puestos de trabajo. Los empleados recibieron este documento con aplausos. Posteriormente, se trasladaron a los exteriores del Ayuntamiento, donde lanzaron gritos y cánticos, al tiempo que realizaron un llamamiento a la ciudadanía para que acudan a la manifestación prevista para el próximo 5 de octubre. El presidente del comité sevillano, Ignacio Sánchez, espera el mismo respaldo que están teniendo las iniciativas emprendidas por los empleados de San Fernando.

Apoyo institucional

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, emitió ayer un bando en apoyo de los astilleros de Sevilla, en el que hizo un llamamiento a los sevillanos para que participen en los actos reivindicativos que los trabajadores de la factoría prevén celebrar el próximo martes, 5 de octubre. En el texto, el regidor considera a la industria naval sevillana como "fundamental" para la economía de la ciudad, y apeló a los sevillanos a que apoyen la "justa reivindicación de los trabajadores en defensa de sus puestos de trabajo y de un acuerdo que mantenga la actividad del astillero de Sevilla".

Además, destacó que, actualmente, los astilleros "siguen sosteniendo una parte importante de la actividad industrial" de Sevilla y recordó que diferentes causas están poniendo en peligro su actividad, entre las que citó la "competencia desleal" de Corea del Sur y la gestión realizada por el Gobierno del PP, que "ha puesto al sector en un grave compromiso ante la UE".

Por otro lado, el pleno de la Diputación de Sevilla aprobó ayer una declaración institucional de apoyo a los trabajadores de los astilleros sevillanos entre los aplausos de más de cien de estos operarios presentes en la sala, que exige el mantenimiento con carácter público de las factorías y rechaza recortes de empleo en el sector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 2004

Más información