Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Pinker abre un debate de expertos sobre biología y lenguaje

El filósofo canadiense inaugura en el Chillida-Leku el VI Congreso de Ontología

La obra de Eduardo Chillida no podría entenderse sin sus preocupaciones filosóficas. No sólo dedicó su vida a tratar de responder preguntas a través del arte. Estuvo incluso en el origen del Congreso de Ontología que hoy abre su sexta edición en el Chillida-Leku de Hernani, con una conferencia que correrá a cargo del profesor de Harvard Steven Pinker. Allí arrancará el debate de un centenar de expertos sobre la relación entre biología y lenguaje y también allí se dará por inaugurada la exposición Espacio de la palabra, que reúne 38 piezas del artista donostiarra.

El congreso trata de dar respuesta a preguntas que atañen a todos

El VI Congreso de Ontología (parte de la metafísica que trata del ser en general y de sus propiedades trascendentales, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española) puede parecer, a primera vista, una propuesta dirigida única y exclusivamente a especialistas en la materia. Porque su objetivo es "actualizar las reflexiones de la filosofía griega a la luz contemporánea", según su coordinador, Víctor Gómez Pin. Pero no lo es. Porque esta declaración de intenciones genérica y el título Logos. Del gen al lenguaje: estado de la cuestión, no significa otra cosa que hablar de la relación entre biología y lenguaje, y tratar de dar respuesta a preguntas que atañen a todos los hombres: ¿Es o no cierto que cuando un niño aprende a hablar aplica una gramática que nadie le ha enseñado? Y de ser así, ¿este don tiene una base genética?

Los organizadores de este congreso, que se celebrará hasta el 6 de octubre en el centro artístico Arteleku -de la Diputación de Guipúzcoa-, han recurrido a figuras nacionales e internacionales de primera fila para generar este debate. Hay unas 100 personas inscritas para intervenir en un programa de conferencias abierto al público que arranca esta tarde en el Chillida-Leku con una conferencia de Steven Pinker, una de las voces más autorizadas en la relación entre la genética y la lingüística, autor de Cómo funciona la mente (Destino), La tabla rasa (Paidós) y El instinto del lenguaje (Alianza).

Pinker "defiende que hay que volver a la consideración biológica del hombre en vez de considerarlo como un animal social que va progresando a través de influencias sociales, económicas o de otro tipo", apunta Isidoro Reguera, catedrático de Filosofía, que mañana pronunciará una conferencia titulada De lo místico a lo animal: interpretación wittgensteiniana del lenguaje. Y la tesis de Pinker, aplicada al lenguaje, viene a sostener que "hay una base instintiva, unos genes gramaticales" comunes a las lenguas que posibilitan que un niño aprenda un idioma a los tres años. Precisamente, los trabajos de Pinker sobre esto "han producido un enorme impacto y constituyen quizás un hito, no ya en la historia de la lingüística sino también en la de la antropología y, en consecuencia, de la filosofía", según los organizadores.

Pinker no es la única eminencia que participará en este congreso, presidido por Hilary Putnam, también profesor de la Universidad de Harvard, considerado uno de los más grandes y creativos entre los filósofos vivos. También arrojarán nuevas luces al debate Michael Ruse, de la Universidad Estatal de Florida; Pierre Aubenque, de la Universidad de París, en una jornada dedicada exclusivamente a Aristóteles, y pensadores en lengua castellana. Entre ellos, paleontólogos como Eudald Carbonell, los filósofos Javier Echeverría y Jesús Mosterín o los científicos Andrés Moya y Jorge Wagensberg (director del Museo de la Ciencia de Barcelona), entre otros.

El Congreso se desarrollará bajo la sombra de la figura de Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924-2002) porque el escultor estuvo en el origen de este evento y realizó en vida todos sus carteles anunciadores. Su familia no ha querido romper ahora esos lazos, sino fortalecerlos. "Para mi padre lo más importante era cuestionarse las cosas", argumentó ayer su hijo Luis Chillida. "La filosofía estaba detrás de toda su obra y su colaboración con este congreso también le inspiró". Lo confesó el propio artista en más de una ocasión: "Mis obras son interrogantes que aspiran a una respuesta. Y todavía queda un gran porcentaje de pregunta en la obra terminada".

La familia del escultor ha cedido un dibujo como emblema del congreso y ha organizado una exposición con obras que exploran su relación con el pensamiento y la música. Se titula Espacio de la palabra y reúne en lo que él llamaba su "sala de cámara" 38 obras: gravitaciones de tinta negra, dibujos, grabados, esculturas y una fotografía de su obra Saludo a Parménides que no ha podido llegar a tiempo al museo. Entre estas piezas están los homenajes del artista a Bach y Vivaldi o los dibujos dedicados a la figura de Juan de la Cruz.

Esta exposición no es la única organizada con motivo del Congreso de Ontología. La organización ha reunido en otra muestra, esta vez en Arteleku, la obra de seis artistas vascos -Pablo Donezar, Iñaki Imaz, Gema Intxausti, Diego Machimbarrena, Peio Mitxelena e Idoia Montón-que han trabajado gráficamente en un libro sobre Humboldt, Viaje al país de los vascos. Rinden así homenaje a este lingüista y político -el primero en poner el acento en la importancia del lenguaje y en equiparar todas las lenguas- y abren un nuevo cauce de conexión con la sociedad. "Al contrario de lo que suele pensarse", dijo ayer Gómez Pin, "el filósofo intenta hablar con distinción y claridad sobre cuestiones que nos interesan a todos". Quiso así ahuyentar los miedos e invitar a seguir el congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 2004