Méndez apoya la política laboral del Gobierno, pero pide cambios

El secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT), Cándido Méndez, destacó ayer en Ligüerre de Cinca (Huesca) la política sociolaboral promovida por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y las expectativas "favorables" generadas, pero insistió en la necesidad de acometer más cambios sociales para la mejora del actual sistema productivo. Méndez hizo esta afirmación antes de participar en los actos del Día del Afiliado de UGT en Aragón, que contaron con la presencia del ministro de Trabajo, Jesús Caldera y del presidente aragonés, Marcelino Iglesias, entre otros.

El responsable ugetista advirtió que el actual modelo de crecimiento del país adolece de "una fuerte concentración del ladrillo y el consumo", y demandó la recuperación de una política industrial consolidada como sustento y base de la sociedad del conocimiento. También destacó las medidas previstas por el Ejecutivo central para mejorar la situación social de los trabajadores al prever en sus presupuestos para 2005 un incremento del salario mínimo interprofesional y un aumento de las pensiones, a la que se refirió como "la subida más importante que va a producirse en los últimos ocho años".

El secretario general de UGT se refirió, asimismo, al debate abierto sobre la financiación de la sanidad en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, y defendió la creación de un órgano de participación con cabida para los agentes sociales al entender que "esta no es una cuestión a dilucidar tan sólo en términos territoriales, ya que afecta a los derechos de las personas".

Réplica de Caldera

Por su parte, el ministro de Trabajo, quien se mostró satisfecho de la invitación recibida desde UGT para tomar parte en los actos del Día del Afiliado, defendió las medidas promovidas por el Ejecutivo para la mejora del sistema socio-laboral español y su reflejo en los próximos Presupuestos General del Estado (PGE). Caldera definió el proyecto presupuestario del Gobierno como "moderno", al aumentar de forma significativa las inversiones en investigación y desarrollo, y "social", al destinar "por vez primera" más de la mitad del volumen total presupuestado a gastos sociales. Añadió que los presupuestos prevén medidas dirigidas a la consecución de un empleo "de más calidad y estable".

Respecto al trámite parlamentario de los Presupuestos, Caldera descartó la existencia de "elementos perturbadores" que puedan dificultar la negociación con otras formaciones políticas para su aprobación definitiva, y aunque calificó de "lógicas" las dudas planteadas por ERC e IU al documento, recalcó que estas mismas formaciones coincidían en las líneas generales planteadas.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS