La expulsión de un inmigrante irregular con escolta policial cuesta 2.655 euros de media

Interior trabaja en la creación de una brigada especial para abaratar los costes

La expulsión de un inmigrante irregular, que se efectúa con escolta policial, cuesta de media 2.655,44 euros, un precio que se encarece cuando el sin papeles tiene que ser llevado a países como Venezuela, Pakistán o China, según una respuesta parlamentaria del Gobierno al diputado del Congreso por CiU, Carles Campuzano.

Los fuertes desembolsos para llevar a cabo las expulsiones que tiene que arrostrar el Ministerio del Interior ha llevado a este departamento a incluir entre sus prioridades para esta legislatura el crear una brigada especial de repatriaciones.

El coste de 2.655,44 euros resulta de la necesidad de pagar el billete de avión, tanto del extranjero como de su escolta, que teóricamente tiene que ser de dos agentes por expulsado.

Entre las expulsiones llamadas "caras" están las que se ejecutan a países del centro y el sur de América. En junio ya habían sido expulsados 1.006 brasileños, 378 bolivianos, 362 venezolanos, 814 colombianos y 179 rumanos. Las expulsiones más baratas son las de ciudadanos procedentes de Marruecos, que son devueltos directamente en frontera. España fleta semanalmente entre uno o dos vuelos para expulsar a sin papeles.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS