"Hemos dado más información de la que hemos recibido"

El futuro de Khaled Madani, 33 años, un argelino detenido el pasado mes de febrero en Torrevieja (Alicante) y preso como presunto colaborador de Al Qaeda, depende en buena medida de si el Juzgado número 1 de la Audiencia Nacional, que instruye su caso, acepta como prueba la información de inteligencia remitida por el Federal Bureau of Investigation (FBI) a la Guardia Civil.

Ramzi Binalshibh, el coordinador del 11-S detenido en Pakistán en septiembre de 2002, declaró a sus captores norteamericanos que durante la reunión que mantuvo con Mohamed Atta en España, en julio de 2001, pagó 300 marcos alemanes a una persona a la que llamaban Khalid al Jaziri (Khaled el Argelino) para que le proporcionara un visado Schengen falso. Este visado lo utilizó en su pasaporte para salir de Europa, desde Madrid, el 7 de septiembre de 2001 en dirección a Pakistán, adonde llegó horas antes del ataque terrorista contra las Torres Gemelas y el Pentágono.

La Guardia Civil intervino el teléfono de Madani, propietario de un locutorio, y éste se presentó en varias ocasiones a sus interlocutores como Khalid al Jaziri. Además comprobó que el argelino recibió en esas mismas fechas 300 marcos alemanes en una transferencia desde Hamburgo (Alemania) remitida por uno de los colaboradores de Binal-shibh. El Servicio de Información de la Guardia Civil asegura que Madani es un experto falsificador y señala en sus informes que éste abandonó España en dirección a Francia días antes del 11-S. El argelino niega todas las acusaciones.

Mientras las autoridades norteamericanas impiden el interrogatorio de los dirigentes de Al Qaeda reclamados por la justicia española, los agentes del FBI interrogaron este año en la Audiencia Nacional a detenidos como el propio Madani. También participaron en la toma de declaración de los numerosos testigos que vieron a Mohamed Atta y a Binalshibh durante su reunión en España. "Hemos dado mucha más información de la que hemos recibido. Los norteamericanos van a su seguridad y luego a la de los demás", critica un responsable antiterrorista.

Las acusaciones más graves contra Imad Eddin Barakat, Abu Dahdah; Ghasoub al Abrash Ghalyoun, y Dris Chebli imputados por su presunta participación en el 11-S pueden debilitarse sin el testimonio de Binalshibh, según reconocen fuentes judiciales. En el sumario que instruye el juez Baltasar Garzón contra la célula de Al Qaeda que dirigía el sirio español Abu Dahdah hay 24 procesados a disposición del tribunal de los que 14 se encuentran en la cárcel. Otros 17 permanecen en paradero desconocido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

José María Irujo

Es jefe de Investigación. Especialista en terrorismo de ETA y yihadista, trabajó en El Globo, Cambio 16 y Diario 16. Por sus investigaciones, especialmente el caso Roldán, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Ortega y Gasset y el Premio Internacional Rey de España. Ha publicado cinco libros, el último "El Agujero", sobre el 11-M.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS