Los jueces avalan que los municipios cobren a los bancos por los cajeros

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJ) ha ratificado que los ayuntamientos están en su derecho de cobrar una tasa a los bancos por tener sus cajeros automáticos en la calle, ya que los ciudadanos que los utilizan hacen un "aprovechamiento especial" de la vía pública, según la sentencia. El fallo judicial, publicado en el portal jurídico Datadiar.com, sólo puede apelarse ante el Tribunal Constitucional.

Esta sentencia desestima un recurso presentado por el Santander Central Hispano contra la tasa que le cobra el Ayuntamiento de Alcobendas, gobernado por el PSOE, por los cajeros exteriores que tiene colocados en esta población. La entidad bancaria argumentó en su apelación que el uso de la vía pública para utilizar el cajero es "muy breve e insignificante", y no difiere esencialmente del de los simples transeúntes que hacen un uso colectivo y general de las aceras.

Frente a esto, el Tribunal Superior señala que "se utiliza el dominio público para algo bien distinto del uso general colectivo de la vía pública o del mero deambular", por lo que asegura que existe un "aprovechamiento especial" de las calles que no debe ser confundido con el uso general colectivo. Por todo ello, declara legal la ordenanza municipal del Ayuntamiento de Alcobendas que incluye la tasa por aprovechamiento especial del dominio público a los cajeros instalados en las fachadas y utilizables desde la vía pública.

Con esta decisión, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid confirma la sentencia de octubre pasado del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 12 de Madrid, aunque no crea jurisprudencia, pues otros tribunales se han pronunciado en sentido contrario en otras comunidades y todavía no hay decisiones del Supremo sobre esta cuestión.

El TSJ de Madrid cree que aceptar el recurso del Santander sería tanto como anular el precepto de la ordenanza que regula la tasa, que supone al banco una cuantía anual en esa población inferior a 18.000 euros, según la sentencia.

Intento frustrado

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Madrid, encabezado por Trinidad Jiménez, propuso el pasado mes de noviembre, durante el debate sobre los presupuestos municipales presentados por el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón (PP), que se gravará a los bancos por la utilización de los cajeros automáticos a pie de calle. El Grupo Popular rechazó la enmienda a la totalidad que el PSOE había presentado contra su proyecto de presupuestos, sin embargo, aunque prometió estudiar la "viabilidad jurídica" de esta tasa. Las entidades bancarias mostraron rápidamente su profundo malestar por este anuncio y, finalmente, la medida cayó en el olvido.

Actualmente, algunos ayuntamientos socialistas de la región cobran esta tasa. Además de Alcobendas, lo hacen los consistorios de Leganés, Alcorcón y Getafe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de septiembre de 2004.